Sebastián Ángulo / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 1

Marca todo tipo de artículos promocionales en el mercado

Se acerca Navidad. En esta época del año es habitual que lleguen a nuestras manos esferos, ‘pendrives’, jarros, bolsos... a manera de obsequios de empresas. Pero ¿quién se encarga de la elaboración de estos objetos?, ¿cuál es su procedencia?

Hace 20 años, a José Monsalve Pineda, de origen colombiano, un amigo que trabajaba en una empresa automotriz ambateña le preguntó: ¿quién hace las placas de los autos que identifica el nombre de la concesionaria?

Monsalve investigó cómo hacerlas y firmó un contrato por unos USD 5 400. En ese momento nació Calcograf, empresa que se dedica a la fabricación de productos promocionales y ‘amenities’ (kits de aseo personal) para hoteles y hospitales.

Monsalve, junto a sus hijos Luis Felipe y José Gabriel Monsalve Otálvaro, quienes ahora gerencian la empresa, decidieron dedicarse al negocio de los artículos promocionales. Para iniciar, en 1990, invirtieron USD 65 000, en la compra de una impresora para diferentes superficies, como plástico, papel y tela; y en una oficina para su funcionamiento.

Este local estaba ubicado en el norte de Quito y su extensión era de 100 m². En principio, Calcograf encontró sus principales clientes en el sector automotor. Producía moquetas, placas, emblemas con los logotipos y colores corporativos de las concesionarias.

Luego de dos años su mercado creció. Laboratorios farmacéuticos y supermercados empezaron a demandar productos de la empresa quiteña.

Artículos como esferográficos, termos, jarros y demás objetos de plástico los importaba desde China. En su planta se encargaban de colocar los diseños y los colores corporativos de acuerdo con el pedido de cada cliente.

En 1997, la empresa amplió su oferta. El Hospital Metropolitano era su cliente. Esta casa de salud le preguntó si podían proporcionarles kits de aseo (champú, jabón, peinilla, con el logo del hospital).

Este pedido motivó a que la firma invierta USD 70 000; el dinero lo obtuvo de las ganancias y con créditos. Con esta cantidad compró envasadoras, equipos para elaborar jabón, plástico y más. Así nació su línea Amenigraf, que ingresó al mercado de los ‘amenities’.

Por la calidad de estos productos y la satisfacción del cliente los pedidos aumentaron. Un factor a su favor fue que a finales de la década de los 90 llegaron al país y a la región cadenas hoteleras internacionales como Hilton, Radisson, Sheraton...

Calcograf gozaba de un crecimiento sano y fuerte. Por ello, en el 2002, la compañía abrió una planta en Bogotá y la administra José Monsalve Pineda, el fundador de la compañía.

Actualmente, la empresa cuenta con 33 clientes a escala nacional. Firmas como Chevrolet, Nestlé, Toyota, Diners Club y DeCameron requieren de sus promocionales y ‘amenities’. Su nueva fábrica, en el norte de Quito, es de 1 500 m².

También exporta a Panamá, México, Barbados, Perú y EE.UU. Al mes, producen 1,5 millones de envases para productos líquidos (champú, jabón y aceites).

En julio del año pasado se inauguró Sonesta Hotel Guayaquil. Santiago Galárraga, gerente General, señala que desde su apertura comenzaron a utilizar ‘amenities’ y souvenirs de Calcograf. Este hotel pertenece a la cadena GHL Hoteles, que abarca las marcas Sonesta, Sheraton y Howard Johnson.

Galárraga sostiene que en Sonesta Hotel Guayaquil adquieren al mes un total de 45 000 productos a Calcograf.

Automotores Continental es cliente desde hace seis años. Calcograf les provee de esferos, paraguas, cubrellantas y más. Johanna Félix, líder de CRM de la empresa automotriz, asegura que los productos son de buena calidad, resalta los estampados. Al mes le compran en promedio unos USD 7 000.

[[OBJECT]]