placeholder
Foto: Galo Paguay / LÍDERES

María Herrera es catedrática e investigadora de la Universidad Católica del Ecuador y profesora invitada de la Universidad Carlos III de Madrid. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

María Herrera: ‘Ecuador está rezagado por todo lado’

11 de julio de 2016 07:07

María Herrera es catedrática e investigadora de la Universidad Católica del Ecuador y profesora invitada de la Universidad Carlos III de Madrid analiza la baja inversión
extranjera directa
que llega y el riesgo país. Cree que los inversionistas desconfían del Ecuador.

¿Qué le motivó a investigar la inversión extranjera directa (IED) que llega al Ecuador y el riesgo país?
Existen muchos indicadores que a uno le preocupan y el de inversión extranjera directa es muy importante. Cuando uno revisa el desempeño de todos los países se ve que es un elemento presente y continuo, que dinamiza el sector productivo, es el que proporciona la formación bruta de capital, la inversión por sí misma. Y en momentos en que Ecuador vive una crisis de todo tipo me pareció importante investigar esto para saber cómo era la relación de la inversión extranjera y el riesgo país del Ecuador con otros países.

¿Qué encontró?
La hipótesis era comprobar que el riesgo país es un determinante de la disminución de los flujos de inversión extranjera directa. Eso se comprobó con la investigación que tomó cerca de un año.

¿Qué se analizó para llegar a esa conclusión?
Hemos tomado una relación de la IED y vimos la proporción de Ecuador, Colombia y Perú, así como la inversión que llega de España, país que aporta a la región con el 16% de la inversión extranhera directa. Ecuador, Colombia y Perú reciben una parte importante, sin embargo Ecuador es el que más se ha quedado y eso preocupa. Los vecinos tienen economías más grandes y su desempeño macroeconómico es mayor.

¿En el estudio se determinó por qué Ecuador se queda rezagado frente a los vecinos en materia de IED?
Básicamente en el caso ecuatoriano hay un círculo vicioso: hay falta de IED lo que nos lleva a un desempeño macroeconómico débil. Y eso influye mucho en el ingreso de flujos de capital.

¿Y por qué hay una baja inversión extranjera?
De la investigación nace otra hipótesis: hay una tremenda desconfianza de los inversionistas en el país. Esto pasa por muchos elementos como inseguridad jurídica, falta de una política económica estable, por un entorno político frágil y sin normas claras.

Pero Ecuador viene de un período de bonanza, al menos entre 2008 y 2014, en el que había recursos, mercado...
Miremos lo que dice el riesgo país del país frente a los vecinos. Este año el promedio del riesgo país es 1 196 puntos. En Perú no pasa de los 300 puntos y el de Colombia es algo superior al de Perú, pero no tan alto como el de Ecuador. Lo nuestro es un riesgo permanente y con el estudio probamos que el riesgo país es definitivo en los flujos de inversión, porque la IED busca rentabilidad. Con los promedios vemos que el país, históricamente, ha tenido un riesgo país bastante alto y no logramos salir de eso.

¿Y por qué siempre esa mala calificación del país?
Concretamente en este período faltó un entorno legal seguro, la política económica que no se define, falta de proyectos de inversión grandes. Colombia y Perú trabajan con IED en proyectos inmobiliarios, manejo de recursos naturales y labores extractivas.

En el país los proyectos más grandes han sido las hidroeléctricas, además el Gobierno habla de inversiones por unos USD 5 000 millones en sectores estratégicos...
Pero en actividades financieras, que es un tema global, no tenemos banca extranjera. Colombia y Perú sí tienen inversión extranjera en actividades financieras.

¿No incide el tamaño del Ecuador como mercado?
Sí influye, pero en términos relativos podríamos avanzar un poco más de lo logrado. Mientras en 2015 Colombia recibió USD 11 400 millones y Perú tuvo USD 9 400 millones, Ecuador recibió apenas USD 1 060 millones. La inversión total subió, pero hemos caído un 26% en formación bruta de capital fijo, esto es maquinaria y equipo pública y privada.

¿Esa caída es parte de la contracción de la economía?
Todos los indicadores nos llevan a una contracción económica del país. Otro dato importante es que la inversión es básicamente del sector público cuando una estructura normal es al revés, con mayor protagonismo del sector privado. Y no porque nosotros queramos sino porque es una tendencia global. Esto pasa por la política estatista que tiene el país.

Y los pronósticos desfavorables para Ecuador siguen...
En estos años de crisis la región ha decrecido pero Colombia sigue creciendo y tiene un pronóstico de crecimiento de 3,5% este año, al igual que Perú. Pero para Ecuador el pronóstico de las autoridades es crecer 0,3% y los organismos internacionales hablan de un decrecimiento de hasta 4,8%. Es un retroceso y allí se confirma lo que decimos sobre la inversión; estamos viviendo al día porque gastamos mucho en gasto corriente, cuando lo importante es que fijemos el futuro en la actividad productiva.

¿Con este diagnóstico qué vías se pueden visualizar para mejorar la IED y reducir el riesgo país, en medio de un año electoral?
No discriminar a la IED, acuerdos comerciales, políticas económica, laboral y tributarias definidas, confianza en las instituciones, una mejor relación con organismos multilaterales, apertura a mercados de capitales, mayor infraestructura física como puertos marítimos, apoyo del Gobierno al sector privado, control de la corrupción. Sin esto no habrá confianza en el país
.
¿Y el empresario ecuatoriano cómo puede aportar?
La tendencia global es que el empresario ya no puede pedir sobreprotección del Estado, tiene que lanzarse al mercado sin subvenciones y eso está claro en el país. Eso no significa que no deba darse apoyo desde el Estado. No hay que olvidar que el próximo gobierno tendrá que hacer modificaciones importantes. En indicadores económicos como el de libertad económica y el Doing Business, Ecuador se muestra con una economía reprimida y con una baja calificación en la facilidad para hacer negocios. Vemos que estamos rezagados por todos lados y no existe voluntad para salir de ese esquema.