Mario Rafael Ayala
César Augusto Sosa. Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

Mario Ayala: 'Nos interesa sustituir la importación de medicamentos'

La Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Ecuatorianos (ALFE) está interesada en trabajar con el Gobierno para reducir las importaciones de medicamentos, pero también busca que se revise la ley de fijación de precios a las medicinas. El Director Ejecutivo de la ALFE cuenta que la negociación comercial con la Unión Europea (UE) es un tema que preocupa.

¿Qué reparos tiene la industria farmacéutica nacional sobre el acuerdo comercial que se negocia con la Unión Europea?
La industria está preocupada por una posible extensión de la validez de las patentes, que protegen a quien ha descubierto una molécula, permitiéndole usufructuar de su invento por 20 años.

En el acuerdo con la UE, con el cual no estamos en desacuerdo, es necesario que se cumpla el artículo 403 de la Constitución, el cual establece que el Estado no se comprometerá en convenios o acuerdos que incluyan cláusulas que menoscaben la conservación y el manejo sustentable de la biodiversidad, la salud humana y los derechos colectivos y la naturaleza.

¿Qué puntos de la negociación les preocupan?
La Unión Europea plantea extender cinco años más la exclusividad para los innovadores de medicamentos, lo cual podría perjudicar al consumidor, pues no podríamos producir un medicamento similar al protegido con patente y darle al consumidor otra opción a un precio más bajo.

¿La industria nacional se limita a reproducir los medicamentos con patente? ¿En dónde queda la innovación de la industria nacional?
La mayoría de productos de la industria nacional son genéricos, que tienen igual o mayor calidad que el importado, y a un precio más bajo. En el tema de investigación estamos gestionando un espacio en Yachay, que es la ciudad del Conocimiento, para que exista un centro de investigación.

Si en la negociación se acepta la protección que pide la UE, ¿cuál será su posición?
De suceder algo así, nosotros debemos respetar la decisión del Gobierno, pero debe quedar claro que el consumidor deberá pagar ese costo.

¿Cuántos medicamentos que se venden en el país están protegidos con patentes?
El mercado nacional se divide en público y privado. A través de la subasta inversa del 2011 el Gobierno compró medicamentos por USD 461 millones para dos años, tanto a las industrias nacionales como extranjeras. Entregamos 900 000 unidades de medicamentos y no han existido quejas por mala calidad, lo cual ratifica que el producto es bueno.

Por otro lado, el mercado privado mueve unos USD 1 200 millones al año, en el cual tenemos una participación del 15% con productos genéricos. En este sentido estamos muy interesados en la sustitución de importaciones que promueve el Gobierno. En el Ministerio de Industrias y Productividad nos confirmaron que trabajan en una lista de medicamentos que se pudiera sustituir sin ningún problema.

¿Implicará mayor precio al consumidor?
No, todo lo contrario. Tenemos precios más bajos que los importados y, al tener más mercado interno, el precio promedio pudiera bajar.

Si tienen menores precios y buena calidad, ¿por qué no han logrado ganar mercado?
Los médicos, por estrategias de mercadeo, prefieren el producto importado antes que el nacional. Pero nosotros hemos hecho muchas inversiones en plantas, lo cual ha permitido tecnificar la elaboración de medicamentos, con controles exhaustivos de calidad y precios más bajos.

Varios funcionarios públicos han dicho que la industria nacional farmacéutica es maquiladora, e incluso industria falsa.
No es así. Sí hay partes importadas, porque la materia prima no se fabrica aquí. Por cuestión de costos y de volumen es imposible instalar una planta para producir sustancias activas. En la India o China se puede conseguir más barato. Por eso las importamos.

Pero hay componentes nacionales como excipientes, cajas, goteros, etiquetas, frascos, mano de obra, agua, luz, etc. Ese aporte local promedia el 20% y en algunos casos el 40%. Por eso invito al Presidente de la República para que visite una empresa farmacéutica nacional, junto a sus ministros de Industrias y Salud, y vea cómo trabajamos.

¿Por qué la industria nacional no puede ganar mercado con las reglas vigentes?
La venta privada se hace a través de la receta del médico y, por cuestiones de mercadeo, el médico suele preferir medicamento importado. El precio de los nacionales es más bajo y tiene que ver con el reglamento de fijación de precios, que establece un precio menor para el medicamento nacional respecto al importado. Nuestra rentabilidad no es suficiente para invertir en mercadeo.

Entonces hay que invertir más en mercadeo. ¿Por qué pedir restricciones a la importación?
La sustitución de importaciones beneficia al país, pues reduce la salida de divisas y el déficit comercial. La importación de medicamentos bordea los USD 1 000 millones al año y exportamos USD 10 millones. Prácticamente todo es déficit.

Con una sustitución de importaciones habrá dos alternativas: que los laboratorios extranjeros inviertan en una planta en el país o que utilicen las plantas nacionales.

En los últimos años han salido farmacéuticas del país. ¿Por qué?
El sistema de fijación de precios en el país da incentivos al importador. Es más fácil y rentable importar un producto que fabricarlo localmente.

Entonces, ¿qué sentido tiene invitar a una empresa a que invierta en el país?
Buscamos que la regulación de precios permita al productor nacional tener una utilidad justa.

¿Eso pasa por una revisión del sistema de fijación de precios de los medicamentos?
Sí. Al productor nacional se le fija sus precios en base a sus costos. Si invierte en alta tecnología y optimiza su planta tendrá como 'premio' un precio de venta bajo. En cambio, si despilfarra sus recursos recibirá un precio alto. Eso no es correcto.


Hoja de vida

La formación. Ingeniero en Electricidad de la Espol. Magíster en Administración de Empresas.
Los cargos. Actual Vicepresidente de Alfe y delegado ante el Consejo de Fijación de Precios de los Medicamentos. Dir. de la Cámara de Industrias de Guayaquil.