Foto: Alfredo Lagla / LÍDERES
Santiago Ayala Sarmiento Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 2

Marisol Mosquera rompió con una tradición

Desde el 2002, cuando el Alameda Hotel Mercure de Quito pasó a manos francesas, específicamente a la cadena Acor, en su trono solo se habían sentado directores extranjeros: primero un francés, luego un ejecutivo con una mezcla sui géneris de nacionalidades (franco-suizo-brasilero), después un brasilero y un argentino.

En todos esos años, la casa matriz francesa había determinado quién dirigiría el negocio en la capital ecuatoriana. Pero la tradición se rompió en diciembre del 2013, cuando se eligió a la quiteña Marisol Mosquera para que ocupe este sitio. Fue el premio a la constancia de esta ingeniera en Finanzas por la Universidad Central, quien esperó, pacientemente, el día que finalmente su capacidad sería reconocida.

Todo empezó cuando a sus 27 años dejó atrás la Gerencia Financiera de Manpower, para ser auditora interna del entonces llamado Hotel Alameda Real, que formaba parte de la cadena hotelera Apartec, junto con el Rumipamba de las Rosas, La Piedra y otros hoteles más pequeños. Aceptó un reto que para ese entonces era un terreno desconocido para ella. Sin embargo, se aventuró.

Apenas llegó a alojarse en su nuevo cargo, le planteó a la dirección de la compañía la necesidad de crear un departamento de Gerencia Financiera. José Luis Álvarez Burbano (+), quien estaba al frente del Hotel, apadrinó su idea.

Pero el primer susto se lo llevó cuando se realizó el anuncio de los nuevos propietarios. Y luego, las etapas de ansiedad en cada cambio de director. "Uno no sabe qué es lo que va a pasar. No se sabe con qué ideas llega cada titular. Y, obviamente, los cargos importantes pueden ser removibles ya que cada nuevo director puede colocar a su personal de confianza. Gracias a Dios no fue así, aprendí de cada uno de ellos, de sus estilos totalmente particulares y diferentes, pero con su escuela aprendí mucho".

Una vez que llegaron los nuevos dueños, Mosquera empezó a involucrarse más en la operación del hotel, además de los números. También recibía permanentemente capacitación en Colombia, Brasil, Argentina... Finalmente llegó a cursar un diplomado en la Academia Acor, en Bogotá. A ese lugar lo llaman "el semillero", porque ahí se forma gente para los hoteles de la cadena que agrupa a 4 500 hoteles en el mundo. Al finalizar, se abrió la opción de ir a dirigir un hotel en Guatemala. "Lamentablemente, el mundo de los hombres es bien difícil", asegura Mosquera, mientras explica que los propietarios de ese centro preferían ejecutivos, no ejecutivas.

Y, aunque el "no" recibido la entristeció, su férreo propósito de escalar en el mundo hotelero no se detuvo. Norman Bock, presidente de la Asociación de Hoteles de Quito, reconoce que "su arduo trabajo y la excelente relación que mantiene con los clientes ha permitido a Mosquera abrirse campo dentro del sector".

Durante 11 años, fue Directora Administrativa Financiera y, luego, Subgerenta. Por su eficiencia, los franceses decidieron que ella dirigiera ambos departamentos. De esta manera también se especializó en el manejo logístico de un hotel, se involucró totalmente en la operación, en la atención a los clientes, las reservas, alimentos y bebidas y, por si fuera poco, también se puso al frente del Departamento de Ventas, apoyada por su experiencia en marketing hotelero.

Y así llegó su premio. Ahora es la líder del tradicional hotel y comanda un equipo de 160 personas. Exigente, muy exigente, se da tiempo para leer publicaciones de motivación y a su escritor favorito (Pablo Coelho); también camina todos los días y disfruta de la vida familiar. Divorciada, sin hijos, trabaja por lo general más de 12 horas al día. Le gusta la perfección y que todo salga según lo planificado. Al fin y al cabo eso aprendió: a que nada quede descuidado en el hotel y esa premisa la trasladó a sus rutinas.

Por eso, cuando llega todas las mañanas a su oficina, a las 08:00, lo primero que hace es una reunión operativa con todos los jefes departamentales. Cada uno le detalla al milímetro todo lo que está pasando en el hotel, ella es una hotelera 24 horas al día, siete días a la semana.

¿Cuál es la ocupación del hotel? ¿Qué tarifas? ¿Qué grupos vienen? ¿Cuál es la estrategia diaria? Estas y más preguntas se resuelven en la reunión de lluvia de ideas. Luego se da la tradicional visita, o ronda, como ella le llama, por cada uno de los departamentos, aceitando y ajustando las tuercas que requieren atención. Al final de cuentas, ella está empapada de cada cosa, no se le escapa nada.

Eso sí, su oficina está abierta siempre para cualquier persona. "Aquí es una gerencia de puertas abiertas y toda la gente tiene la confianza de venir, preguntar. Se solucionan problemas día a día. Y termino mi jornada las 21:00", señala.

Por esta tenacidad, Diego Utreras, presidente de la Asociación de Hoteles del Ecuador, cree que Mosquera ha llegado donde está. "Ella tiene una amplia trayectoria dentro de la actividad hotelera del país. Eso le ha permitido tener responsabilidades importantes". Añade que Mosquera es una profesional que ha demostrado a lo largo del tiempo mucha capacidad. "Su alto grado de profesionalismo le ha permitido mantener esta trayectoria dentro de la industria", .

2012. La continua capacitación en administración hotelera Acor brinda a sus colaboradores una permanente capacitación. Eso le ha permitido obtener un mayor currículo. En la foto, un grupo de empleados del Alameda.

2013. Un reconocimiento a la calidad en el servicio Junto con el chef del hotel Alameda Mercure, Ángel Valdiviezo, el ex gerente Carlos Mazzeo y Glendy Zuleta, jefa de Alimentos y Bebidas, en la presentación del libro 'Grandes Chefs del Ecuador'.

Hoja de vida

Sus estudios. El colegio lo cursó en el Simón Bolívar. Es Ingeniera en Finanzas por la Universidad Central. Diplomado en Gerencia Hotelera por el Tecnológico de Monterrey.

Sus trabajos. Auxiliar contable y subcontadora en Manpower. Gerenta Financiera de Apartec. Directora Administrativa Financiera del Alameda Hotel Mercure. Actual Directora General.

'Soy exigente. cuando hay políticas, procedimientos, la  gente no puede hacer lo que quiere. no funciona así en la hotelería. soy muy exigente'.