placeholder
El Alto en Bolivia cuenta con una red de transporte de teleféricos que los une con La Paz. Foto: EFE

El Alto en Bolivia cuenta con una red de transporte de teleféricos que los une con La Paz. Foto: EFE

Mayor red de teleféricos del mundo surcará los cielos entre La Paz y El Alto

19 de febrero de 2016 17:14

Marco Vacaflor, ingeniero industrial, viaja con frecuencia en uno de los teleféricos que unen La Paz con El Alto, y espera la pronta construcción de una red aérea que sumará en total 31 km y sería la mayor de transporte público del mundo.

“Este sistema de transporte es limpio y seguro, y será mejor cuando vaya a haber la articulación de toda la red”, dice Vacaflor a la AFP a bordo de la línea roja, que recorre 2,4 kilómetros y es una de las dos que por ahora une las ciudades vecinas.

“Aquí no me estreso, no estoy pendiente de los bloqueos” de rutas por protestas o actividades culturales, algo habitual en la ciudad de La Paz, de unos 800.000 habitantes, enclavada en una suerte de hoyada, rodeada de cerros y a los pies del nevado Illimani de 6.400 metros de altitud.

La otra línea amarilla-verde que une La Paz-El Alto, entre los 3.600 y 4.000 metros sobre el nivel del mar, tiene una extensión de 7,6 kilómetros y comenzó a funcionar en 2014. Desde entonces hasta la fecha han viajado más de 40 millones de pasajeros, como si cada uno de los bolivianos lo hubiera usado cuatro veces.

Es uno de los preferidos de los vecinos que diariamente se conectan entre la sede del poder político y la industrial El Alto, y de los turistas que se maravillan con la topografía, mientras atraviesan el limpio cielo azul altiplánico.

Entre las dos poblados hay una extensa ladera, tapizada de casas de ladrillo y otras de adobe, que desafían la gravedad y sortean riscos y paredes verticales. Desde lo alto parece como si algunas de ellas hubieran sido clavadas caprichosamente en los cerros. “ El servicio está bárbaro, es hermoso ” , comenta a la AFP Marco Gutiérrez, un boliviano que reside en Argentina y que acaba de volver a su país.

El gobierno boliviano ha invertido para las dos líneas de teleférico, que hacen un total de 10 kilómetros, 234,6 millones de dólares, a cargo de la firma austríaca Doppelmayr.

Otras siete líneas

Con el éxito en alza, la empresa estatal Mi Teleférico decidió a fines de 2014, impulsada por el presidente Evo Morales, invertir otros 510 millones de dólares para construir siete líneas más de teleféricos, que se puedan enlazar en algún punto de las dos ciudades. Las obras ya han comenzado, también a cargo de la misma firma austríaca.

“Las otras siete líneas que van a estar en El Alto, en La Paz y una de ellas uniendo a las dos ciudades, tendrán una extensión total de 21,3 kilómetros” , explica a la AFP Iván Revollo, gerente de proyectos de Mi Teleférico.

“En total, serán 31,3 kilómetros de toda la red del teleférico”, incluyendo a las dos primeras líneas ya en funcionamiento.

“Definitivamente este es un proyecto único en el mundo, no conocemos que haya otro igual. Hay uno parecido, el de Medellín (Colombia), pero son varios teleféricos que alimentan a un metro. Pero como éste (en Bolivia) no hay” , complementa.

Toda la red de teleféricos que recorrerán barrios populosos al norte de la ciudad, la zona este y las exclusivas zonas al sur de La Paz estarán concluidas en 2019 y la empresa aún calcula a cuántas personas más podrán trasladar.

Al final, el gobierno boliviano habrá gastado en toda la red más de USD 744 millones para una compleja obra, respetuosa con el medio ambiente y libre de atascos que ha unido dos mundos que hasta su nacimiento vivían de espaldas uno a otro.