Daniel Bonilla, Carlota Moreno y Diego Mejía forman parte del equipo multidisciplinario de esta investigación. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Daniel Bonilla, Carlota Moreno y Diego Mejía forman parte del equipo multidisciplinario de esta investigación. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Redacción Quito
(I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

La mecatrónica se aplica a la agroindustria

13 de septiembre de 2016 10:31

Al momento de realizar su proyecto de tesis, Diego Mejía, estudiante egresado de la carrera de Mecatrónica de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería e Industrias de la Universidad Tecnológica Equinoccial, decidió realizar un proyecto que pueda apoyar la investigación en el país. Conjuntamente con la carrera de Ingeniería en Alimentos, diseñó y produjo la cámara de ambiente controlado de ozono para uso académico.

La cámara no será de uso comercial sino que será utilizada para la investigación en el tratamiento poscosecha de frutos ecuatorianos como la mora, naranjilla y uvilla. El objetivo es alargar la vida útil de dichos frutos con el fin de que sean un producto exportable de largo plazo. “La vida útil de una mora, solo con refrigeración, es de 15 días pero con tratamientos poscosecha pueden sumarse 10 días más”, afirma Carlota Moreno, sub-decana de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería e Industrias.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el Ecuador el 40% de la producción agrícola sufre pérdida poscosecha. Por esta razón, la investigación con la cámara permitirá mejorar los procesos.

Como lo explica su creador, el ozono es una molécula de tres átomos de oxígeno, formada al disociarse átomos de oxígeno encontrados en el aire. La máquina a través de una descarga de alto voltaje rompe los vínculos del oxígeno y genera esta molécula.

“La evidencia demuestra que el ozono inhibe el crecimiento bacteriano pero debido a que es inestable en pocos minutos se convierte en oxígeno otra vez. Entonces, el gas no deja residuos tóxicos o afecta el consumo del producto”, explica Moreno.

La aplicación, en los resultados preliminares, dura entre cinco y diez minutos.
El proyecto tomó casi un año de investigación y alrededor de cuatro a seis meses en ensamblar la cámara. Como recuerda, Mejía, una de las mayores dificultades fue conseguir el sensor ya que tuvo que importarlo porque en Ecuador no existe este tipo de equipos. La inversión total del proyecto bordea los USD 5 000, monto que fue propuesto sea subvencionado por la Universidad.

Además de la experimentación en el incremento de la vida útil de las frutas, los docentes y estudiantes pretenden encontrar los efectos del ozono en la composición nutricional de la planta. Estudios preliminares arrojan información sobre el aumento de antioxidante a través de este método.

Con este proyecto no es la primera vez que la carrera de Mecatrónica e Ingeniería de Alimentos han trabajado de manera multidisciplinaria. “En Mecatrónica tenemos más de 400 estudiantes y cada uno busca aplicar su conocimiento en temas prácticos que apoyen la investigación en el país”, cuenta Daniel Bonilla, coordinador de la carrera.

Datos

Poscosecha
. En la región un promedio de 25% a 50% de la producción de frutos se pierde durante la poscosecha.

Aplicación. El ozono ha demostrado que al inhibir crecimiento bacteriano prolonga la vida útil de los productos alimenticios.

Precaución. En cantidades pequeñas, el ozono no es tóxico. Una larga exposición reseca las membranas mucosas del sistema respiratorio.