Eduardo Silva, Verónica Vivar, Edwin Lara, Sonia Carrera y María Ashpa son parte del equipo del hospital. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Eduardo Silva, Verónica Vivar, Edwin Lara, Sonia Carrera y María Ashpa son parte del equipo del hospital. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Cristina Marquez
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 1

La medicina andina es su oferta

2 de octubre de 2017 14:46

Las terapias naturales y las consultas con ancianos indígenas que practican la medicina andina son parte de la oferta del Hospital Andino Alternativo de Chimborazo.

Este hospital agrupa en su ­planta de profesionales a médicos, especialistas y enfermeras con naturópatas, yachaks, parteras y sobadores.

Esa casa de salud cuenta, además, con un área completa de medicina alopática (tradicional), con 25 especialidades médicas. Ofrece servicio de hospitalización y tiene uno de los quirófanos mejor equipados de Riobamba.

La entidad pertenece a la fundación que lleva el mismo nombre del hospital y es presidida por la Diócesis de Riobamba. El Hospital Andino no tiene fines de lucro y tiene precios asequibles para los segmentos socioeconómicos medio y bajo.

La iniciativa surgió en la década de 1960, cuando Leonidas Proaño, exobispo de Riobamba, fundó los consultorios médicos populares. “Es esa época, la salud no era ni universal ni gratuita, no todos contaban con los recursos para acceder a este servicio, así que la Diócesis decidió ayudar”, explica Edwin Lara, gerente del hospital.

Los consultorios populares tuvieron alta acogida y más personas se sumaron al proyecto, entre ellos el párroco Wolfgang Schaft, quien donó parte de su herencia para la construcción de una infraestructura propia, el Municipio de Riobamba, y varias Organizaciones de ayuda de Alemania.

Schaft también gestionó ayuda con varias organizaciones alemanas y consiguió la donación de equipos quirúrgicos de alta tecnología que se utilizan en la atención ciudadana.

El hospital se inauguró oficialmente en el 2002. Las campañas de atención gratuita y amplios estudios médicos en sectores donde habitan personas en condiciones de pobreza se convirtieron en los proyectos bandera de la institución por lo que llegaron a convertirse en un referente de ayuda social en Riobamba.

Pero lo que caracteriza a este centro hospitalario son sus tres áreas de medicina avaladas por el Ministerio de Salud y por la Organización Mundial de la Salud. Antes de la inauguración del Hospital los Yachaks, atendían a sus pacientes en las comunidades.

“Estamos orgullosos de contar con dos áreas médicas adicionales a la medicina tradicional. Estas áreas no están relacionadas entre sí, son independientes. Pero en algunos casos se hacen derivaciones, en los casos tratados por el psicólogo, por ejemplo”, explica el gerente del establecimiento.

En el área de medicina complementaria trabajan en la actualidad naturópatas y médicos especialistas en acupuntura, homeopatía y osteopatía. Allí se ofrecen 10 terapias como terapia neural, reflexología, reiki, entre otras, que tienen un costo que oscila entre USD 15 y 20.
“Estas terapias son ideales para el estrés, la depresión y la ansiedad. En la última temporada hemos tenido muchos pacientes con síndrome de Bornout, afectados por estrés laboral”, cuenta Sonia Carrera, coordinadora del área complementaria.

En el área andina trabajan ocho personas, entre parteras, sobadores y yachaks, ellos ofrecen combinaciones de hierbas medicinales y baños de vapor para tratar ‘malas energías’ y espantos, u otras patologías como golpes y dolores musculares.

“Todo lo que hacemos aquí es gracias al conocimiento que heredamos de nuestros abuelos. Los remedios los preparamos con una combinación de plantas que conseguimos en los páramos y con nuestra habilidad para liberar la mala energía que puede enfermar a una persona”, explica María Gualla, coordinadora del área andina.

Ella se sumó a la planta del Hospital Andino hace 13 años. “Nunca me imaginé que algún día podría trabajar en un hospital y prestar un servicio formal, porque antes en las ciudades nuestros cono­cimientos eran menospreciados”, dice Gualla.

Este emprendimiento social continúa con su labor y se apoya en su equipo de trabajo. 50 especialistas laboran como prestadores de servicios profesionales en la actualidad en el Hospital Andino Alternativo Chimborazo.