Cristina Cepeda es la propietaria de Kriss junto con su esposo Víctor Vargas,  una nueva marca ecuatoriana de ropa de venta por catálogo. Foto: Mario Faustos / LÍDERES

Cristina Cepeda es la propietaria de Kriss junto con su esposo Víctor Vargas, una nueva marca ecuatoriana de ropa de venta por catálogo. Foto: Mario Faustos / LÍDERES

Stives Reyes (i)  [email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 18
No 0

La meta es duplicar el número de vendedoras

12 de diciembre de 2016 16:57

Generar nuevas fuentes de trabajo para la mujer moderna que busca ingresos económicos para su hogar. Ese es el objetivo de los emprendedores, Víctor Vargas y su esposa Cristina Cepeda, con su nueva marca de ropa de venta por catálogo: Kriss.

Los jóvenes esposos ya tienen experiencia en este tipo de negocios, pues son dueños también del catálogo Fashion Ker’s que lleva seis años en el mercado. El 18 de noviembre pasado cristalizaron un sueño de hace dos años y lanzaron su segunda marca.

El objetivo es pasar de 60 000 prendas que producen al mes a más de 1 millón el próximo año y doblar el número de 25 000 vendedoras activas que actualmente tienen en todo el país.
La ropa que venden es hecha por artesanos locales. Vargas cuenta que todo nació hace 19 años cuando sus abuelos tenían una fábrica de jeans que luego pasó a manos de sus padres. Ellos decidieron apostar por el producto local y crearon la marca Kers’s Jens (la cual tomó el nombre de su primera hija, Kerly).

En el 2006 tuvieron la asesoría de un empresario quien les explicó en qué consistía las ventas por catálogos o denominados de venta directa. Pero no fue hasta un año después cuando Vargas decidió abrirse paso en un nicho de mercado liderado entonces por empresas colombinas y venezolanas: el de las ventas por catálogo.

Con el paso de los años, el emprendedor pasó de vender jeans en catálogo a ofrecer otras prendas. Fue así que en el 2010 lanzó la revista mensual Fashion Ker’s con un tiraje de 5 000 ejemplares con lo cual, sostiene, sus ventas se duplicaron.

Hoy en día este negocio guayaquileño factura cerca de USD 5 millones al año en la venta de 400 ítems que producen sus artesanos. El primer año en el mercado vendieron USD 800 000 con un capital de 30 000 invertido.

Los esposos coinciden que el camino no ha sido fácil porque han tenido que trabajar a diario para estar en todos los detalles de las ventas y de la revista. Cepeda es quien se encarga de elegir los diseños que van en el catálogo. Ella viaja constantemente a ferias de modas internacionales para conocer las tendencias mundiales en moda para luego darle a conocer a los artesanos que elaboran las prendas de la revista.

“No ha sido fácil porque hay que sacar una colección cada 20 días al año y hay que tratar de que no repitan los diseños en los catálogos”, indicó la emprendedora.

El negocio posee una red de más de 30 000 trabajadores. El equipo incluye líderes de grupo y empresarias que promocionan la ropa directamente al cliente. Además, tiene 50 proveedores de varias partes del país quienes les proveen textiles nacionales y también importadores con telas de Oriente Medio.

Los catálogos cuentan con las imágenes de reconocidas modelos y presentadoras de televisión locales. Desde hace tres años, la imagen de Fashion Ker’s es Carolina Jaume mientras que en la revista Kriss se realizó una alianza estratégica con la actriz María Fernanda Ríos para que no solo sea la imagen sino también desarrolle sus diseños.

El catálogo solo dura 28 días. Los pedidos de las vendedoras ingresan por una página web, luego una empresa de courier se encarga de trasladar las prendas solicitadas. “Hay ítems que se venden hasta 3 000 unidades y otras en cambio solo 300 por eso es importante contar con lo necesario en ‘stocks’, explica Vargas.

María Torres es vendedora de una de las marcas y dice que por cada prenda recibe alrededor del 30% de comisión. “Esto me ha ayudado bastante porque luego de estar desempleada durante un año me dediqué a este negocio y he tenido ganancias para mi hogar”. La mujer de 38 años planea seguir trabajando en la compañía.