Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 18
No 3

El metal reciclado pesa en la industria

Abastecer a la industria del hierro y al sector exportador son objetivos del área de reciclaje de metales ferrosos y no ferrosos. Este segmento obtiene la materia prima por la cadena de reciclaje tradicional o directamente de las fábricas. También, recolecta desechos de los sectores de la línea blanca, construcción, petróleo, automotriz, electrónicos y otros.

Marco Hermina, gerente de la empresa Reciclar, con sede en Quito, comenta que hay que hacer una diferenciación entre los metales ferrosos y no ferrosos. Los primeros son residuos que se generan básicamente en la industria de la construcción, como la chatarra de hierro o las varillas.

En cambio, los no ferrosos son los que contienen cobre, bronce, aluminio y otros metales y son residuos de perfilería; vasos de aluminio, tipo canecas; cables eléctricos de cobre; grifería... “Estos metales se recolectan en la cadena de reciclaje que comienza con los pequeños recolectores o directamente en las fábricas”.

El Censo Nacional Económico realizado en el 2010 por el Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC), muestra las cifras del sector: son 40 establecimientos dedicados al procesamiento de desechos de metales o plásticos. De este total, 24 corresponden al de desechos metálicos. Los 40 establecimientos obtienen ventas al año de unos USD 25,8 millones.

Asimismo, 34 establecimientos son únicos y existen seis sucursales. Cada sitio de estos posee, según el INEC, siete trabajadores, en promedio.

Hermina explica que los mayores compradores de metales ferrosos de la industria local son Adelca, Novacero y Andec. Entre las fortalezas del segmento, según el empresario, está la amplia estructura de acopiadores o servicio personalizado con los proveedores de los metales.

La desventaja, cita ., está en la prohibición del Régimen de exportar metales ferrosos. “Esa situación provoca una reducción de los ingresos de la industria de reciclaje y los precios suelen estar por debajo del precio internacional”.

Actualmente, el precio de la tonelada de metales ferrosos en el mercado local está en cerca de USD 260. Se vende compactada en pedazos pequeños y también se la comercializa en trozos grandes.

Mario Bravo, presidente de Recynter, una firma de reciclaje ubicada en Guayaquil, indica que al año se recolectan 400 000 toneladas de metales ferrosos.

Recynter tiene el 7% de la participación de mercado en la línea de chatarra ferrosa, según Bravo. “En relación con los metales no ferrosos existen industrias que procesan aluminio, como Cedal o Fisa, y otras que elaboran productos de aluminio y artesanos. Estos, en pequeñas escalas”.

Bravo comenta que hasta julio vencerán los cupos de exportación para metales no ferrosos, como algunos tipos de aluminio. Por este motivo, representantes de Recynter han tenido reuniones con representantes del Ministerio de Industrias y Productividad (Mipro), para seguir exportando. “Las ventas se realizarán sin dejar de abastecer a la industria nacional”.

Roberto Morales es gerente de GreenVox, una firma de reciclaje industrial. Tiene un promedio de reciclaje de ocho toneladas al mes de Tetrapak. El 30% es el aluminio. El empresario dice que es importante fomentar el reciclaje de metales, para no depender de la extracción. “Para procesar una tonelada de metal reciclado, solo se necesita el 40% de la energía que se requeriría para producir metal virgen”.