placeholder
El primer ascensor electrohidráulico está instalado en una tienda departamental, ubicada en El Bosque. Cortesía Metaltronic

El primer ascensor electrohidráulico está instalado en una tienda departamental, ubicada en El Bosque. Cortesía Metaltronic

Un ascensor que se acomoda en cualquier lugar

12 de diciembre de 2017 16:08

Instalar un ascensor en un espacio que no estaba planificado ya no es una tarea imposible. Desde este año, Metaltronic fabrica ascensores electrohidráulicos que se pueden adoptar a cualquier edificación.

A diferencia de los elevadores tradicionales, los que emplean tecnología electrohidráulica no requieren espacios extras para su operación ni equipos complementarios complejos.

La infraestructura desarrollada por Metaltronic tiene un mecanismo similar al de un montacarga. Es decir, existen unos soportes que hacen que la cabina baje o suba. Además, tiene todos los elementos de seguridad requeridos.

Por estas características, Mauricio Chávez, gerente de Operaciones de Metaltronic, considera que este ascensor electrohidráulico se puede adaptar en residencias o establecimientos que sin haber planificado inicialmente, requieren ahora de un elevador.

La empresa fabricante y sus técnicos se encargan de diseñar, instalar esta infraestructura y asesorar en el mantenimiento. Para esto se toman en cuenta los requerimientos de los clientes y el espacio disponible

En Quito, una tienda departamental ubicada en el norte instaló esta infraestructura en septiembre pasado. Tiene capacidad para ocho personas. Funciona de la misma manera que un elevador convencional, con el único detalle que no requiere pesas ni cuarto de máquinas para su operación.

Aparte de almacenes, este tipo de elevadores se pueden instalar en instituciones educativas, casas o empresas. Incluir esta infraestructura permitirá que las personas con discapacidad o adultos mayores que tengan complicaciones para movilizarse cuenten con este tipo de facilidades, refiere Oswaldo Landázuri, gerente general de Metaltronic.

Los ascensores electrohidráulicos tienen capacidad para entre dos y 10 personas. Y permiten que el usuario haga hasta cuatro paradas, es decir, sirve para edificaciones de hasta 12 metros de altura.

En la fabricación e instalación de estos elevadores participan, principalmente, ecuatorianos.
De las partes que se emplean hay unas que son fabricadas en el país, por ejemplo, toda la estructura metálica, cables y piso. Otros como el motor eléctrico, la bomba, los cilindros, los dispositivos de seguridad y los paneles de información son importados.

El desarrollo de este proyecto tomó alrededor de dos años. En el primero se realizó el diseño y luego la empresa se enfocó en buscar proveedores de los materiales. La inversión inicial para este producto ascendió a USD 500 000.

Según Landázuri, el desarrollo de este producto tecnológico significó un reto. La empresa aprovechó los conocimientos adquiridos con apoyo de la academia (Escuela Politécnica Nacional, EPN) para innovar.

En la fabricación de los ascensores electrohidráulicos se aplican técnicas relacionadas con mecánica e hidráulica. Estos productos se comercializan bajo la marca de Alfametal. Para el 2018 la meta es vender 20 de estos equipos.

El arquitecto Mario Carrión explicó que productos de este tipo ayudarán mucho a los constructores y abaratará costos, ya que no se tendrá que importar productos con aranceles altos. “Se abre un mercado interesante y se mejorará la calidad de vida de personas como los adultos mayores. Es una buena solución”, indica.