placeholder
Miami fue el escaparate náutico la semana pasada, con la muestra de exclusivos yates y superyates.Foto EFE

Miami fue el escaparate náutico la semana pasada, con la muestra de exclusivos yates y superyates.Foto EFE

Miami brilló con dos ferias náuticas de lujo

24 de febrero de 2017 09:09

El pasado 16 de febrero la ciudad de Miami se convirtió en el mayor escaparate náutico del mundo con dos grandes ferias de yates de lujo, embarcaciones de recreo y eléctricas y tecnología puntera, una cita que mueve miles de millones de dólares.

La cita Yacht Miami Beach celebró su vigésimo novena edición con nada menos que medio millar de yates boutique y de súper lujo, algunos de hasta 72 metros de eslora, casi todos fondeados a lo largo de más de una milla en el muelle de Collins Avenue, en Miami Beach.

Esta exhibición, que presenta por vez primera una muestra de embarcaciones de recreo eléctricas, se complementa con otra feria náutica paralela, Miami International Boat Show, que exhibe en Cayo Virginia, en la bahía de Cayo Vizcaíno, unas 1 300 embarcaciones de recreo de menor tamaño.

La Feria de Miami Beach, con sus exclusivos yates, superyates y lo más avanzado en tecnología marina y accesorios “tiene un impacto en la región de unos 11 000 millones de dólares y crea unos 136 000 empleos” directos e indirectos, dijo Ricardo Strul, vicepresidente de Show Management, organizadora de la cita.

Strul puso el foco en la buena evolución del sector de alta gama, ayudado por la estabilización de la economía estadounidense, lo que hace presagiar, apuntó, buenas ventas en la cita de este año, que cierra sus puertas este martes. “Ha habido un resurgimiento en Estados Unidos desde la recesión de 2009 y el sector se ha recuperado bastante bien, con un mercado bien poderoso” en cuanto a los yates de entre 55 y 65 pies de eslora.

Por primera vez, la muestra de Miami Beach tiene lugar por completo en el agua, sobre una instalación de cinco millas de muelle sobre el mar, un circuito alfombrado de rectas pasarelas de metal y madera.

Se trata de una cita imprescindible para los entusiastas del mar o deseosos de fantasear con los barcos de lujo, una feria que atrae, añadió el experto, “mucho público internacional, de América Latina, sobre todo compradores mexicanos, colombianos y brasileños, además de europeos, italianos y alemanes principalmente”.

Está claro que el mercado de los yates boutique y de lujo se mantiene no solo a flote, sino en crecimiento y en continua evolución, con la incorporación cada año de tecnología punta y el diseño innovador de grandes firmas de astilleros y arquitectura naval.

Esta impresionante muestra de 1,2 millones de pies cuadrados ( 111 630 metros cuadrados) cuenta con la renovada y exclusiva marina de Watson Island de Miami.
En esta marina, convertida en un “show dentro de un show”, se encuentra atracado el “Axioma”, una joya del fabricante Dunya: 72 metros de elegancia, materias nobles, lacados impecables y motores de última tecnología.

En cuanto a las embarcaciones de recreo eléctricas, todavía con escasa demanda en EE.UU., el visitante puede encontrar modelos de entre USD 31 000 .y USD 109 000.

“Los beneficios ambientales de estas embarcaciones eléctricas son muy importantes: emiten cero gases de efecto invernadero, su polución es cero y además de limpias son silenciosas”, apuntó a Efe Missy Mandelstain, responsable de comunicación de Nautical Ventures.

Todavía queda camino para que la embarcación eléctrica pueda ser una realidad más tangible en EE.UU., más allá de las dificultades prácticas como es el precio de la batería (USD 18 000).