placeholder
Modelos en la pasarela durante el show de Hugo Boss como parte del desfile de moda y comercio 'Bread and Butter', en Berlín, Alemania, el pasado 02 de septiembre de 2017.  Foto: EFE

Modelos en la pasarela durante el show de Hugo Boss como parte del desfile de moda y comercio 'Bread and Butter', en Berlín, Alemania, el pasado 02 de septiembre de 2017. Foto: EFE

La moda masculina es la tendencia top 

6 de septiembre de 2017 17:07

Momad Metrópolis 2017, el salón internacional de la moda española que se cumplió en Madrid, apostó por la masculina como protagonista “de presente y de futuro” y pone de manifiesto que el hombre es “el nuevo consumidor por excelencia”, que sigue las tendencias dictadas desde las pasarelas.

Un sector en auge, junto a la moda sostenible, que reunió en esta cuarta edición a más de 700 marcas nacionales e internacionales.

Dos tendencias, la moda masculina y la sostenible, que despuntaron en ediciones anteriores y que ahora se consolidan, en esta nueva cita que renueva su formato para ofrecer una experiencia “atractiva” en un espacio más “compacto”, según ha explicado a Efe el director de Momad Metrópolis, Jaime de la Figuera.

La moda masculina “es la apuesta de presente y de futuro” de esta feria bianual, un sector que ha crecido en los últimos años gracias al “incremento en el gasto” de los hombres y que llegó a esta feria con fuerza y visos de crecimiento.

El incremento de marcas especializadas en moda de hombre demuestra que el público masculino es un gran consumidor de últimas tendencias, plasmadas en colecciones que oscilan entre el minimalismo, el estilo “grunge” de los 90 o el respeto por los clásicos como apuestas seguras.

Esta tendencia de consumo atrae firmas no solo de factura nacional sino internacional. Por ejemplo, con países como Grecia, que llega con Brookers y Sogo, dos marcas de “pronto moda”, la primera orientada al estilo casual y la segunda al clásico, y que recupera la chaqueta americana para la temporada otoño/invierno de 2017 con prendas en tonos marinos, verdes y burdeos.

Más de 15 países europeos, entre los que se encuentran Alemania, Bélgica e Irlanda; y una decena del resto del mundo, como Arabia Saudí, Hong Kong, India, Angola o EE.UU. contribuyeron a crear “un diálogo” entre la moda española y la internacional, con el “10 por ciento” de la presencia de firmas mundiales y una “destacable” participación de América Latina.

Son las propuestas de estas firmas internacionales invitadas las que traen variedad de precios, con piezas que pueden alcanzar los 120 euros entre los profesionales del sector, el llamado precio “wholesale”, que equivaldría a 300 o 400 euros a precio de compra en tienda.