placeholder
Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

El mueble para niños es la fuente de sus ingresos

Tiene 27 años y cursa octavo ciclo de Diseño de Objetos en la Universidad del Azuay (UDA), pero Juan Pablo Ordóñez aún conserva alma de niño. Por esa razón, hace un año, abrió su negocio Dera en que él oferta baúles, juguetes didácticos, sillas para bebés, repisas y mobiliario infantil.

Si un cliente solicita una cama en forma de avión, helicóptero o automóvil este estudiante busca cómo hacerla. Igual ocurre con mesas que se asemejan a cohetes, estantes con estrellas. Por eso vende cerca de USD 400 al mes.

Este cuencano invirtió cerca de USD 6 000 en un taladro de pedestal, una pulidora y más implementos para trabajar la madera. La materia prima la recicla de las construcciones donde sobra eucalipto y bambú que recoge para trabajar piezas decorativas. Cuando se trata de objetos de mayor tamaño adquiere tableros MDF y materiales similares para la elaboración de baúles, repisas y muebles.

Ordóñez es un apasionado del diseño de muebles. Sin embargo, ingresar en el mercado de la producción de salas, comedores y alcobas le pareció arriesgado por lo competitivo. Este presentimiento tiene sentido al ver que el 60% de la producción maderera del país se concentra en la provincia del Azuay, con 482 industrias que se dedican a este negocio, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Por esa razón, este emprendedor incursionó en un segmento menos competitivo como el de los muebles y juguetes para niños.

Para la subdecana de la Facultad de Diseño de la UDA, Genoveva Malo, el trabajo de su exalumno destaca porque se ha fortalecido e innovado en un segmento con potencial, ya que sus productos son didácticos y estimulan la creatividad. Además, Ordóñez refleja su pasión y compromiso en el aula y en su emprendimiento.

Carolina Morocho conoció, por una amiga, los productos Dera. Destaca que los diseños son diferentes a los que se encuentra en el mercado. Además, soportan el uso que le dan los niños.

Este cuencano apuesta por la diversificación: también produce tablas para picar alimentos. El objetivo, dice este emprendedor, es ampliar el perfil del consumidor y dar a conocer el nombre Dera a escala nacional.

Oferta y mercado

En la web. Su estrategia para ofrecer su propuesta es a través de Facebook, donde sube fotos y contesta inquietudes a sus clientes.

Sus planes. Ahora, su perspectiva es atender mercados como el de Guayaquil y Quito.