Hernán Rojas gerencia la empresa Muffines, ubicada en el sur de Quito. Foto: Paúl Rivas / lÍDERES
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 1

Con los muffines se desarrolló este grupo microempresarial

La empresa Muffines se forjó en 1990 en la Hacienda La María, ubicada en Cayambe. Así lo recuerda Hernán Rojas, quien hoy gerencia esta iniciativa que produce panes precocidos que se comercializan con el nombre de la firma.

Hernán y su hermana, Mirian Rojas, le dieron impulso a su producto hasta ese momento conocido solo en EE.UU.

La firma y el producto fueron iniciativa de la ecuatoriana María Cárdenas. Este tipo de pan precocido era su plato preferido en el país del norte y pensó que el producto podía tener acogida en Ecuador, buscó recetas y comenzó a preparar los primeros panes. "Era un pan muy casero. Empezamos con ventas para amigos y vecinos a domicilio", recuerda.

Por motivos personales, Cárdenas decidió vender su participación a sus socios, los hermanos Rojas, quienes asumieron el reto de masificar el producto en el país.

"Han sabido sobrepasar todo reto. Ellos han sabido luchar para mantener la empresa", comenta la exsocia.

Hernán recuerda que en 1990 la crisis financiera en el Ecuador lo llevó a pensar en migrar fuera del país. Pero optó por quedarse, porque Muffines le daba la oportunidad de hacer realidad su sueño de convertirse en empresario, una meta que se propuso al cumplir 16 años cuando ayudaba a su madre en una pequeña tienda de abarrotes.

Oriundo de Bolívar, Hernán siempre ha estado dispuesto a arriesgar e innovar. Desde hace cuatro años invirtió poco más de USD 85 000 para levantar una planta propia, adquirir maquinaria, hacer adecuaciones para certificar las Buenas Prácticas de Manufactura (que está al 50%) y adquirir un vehículo de distribución, para no romper la cadena de frío.

La firma arrancó con ventas a Supermaxi. Hoy entre sus clientes también están Burger King, Hotel Marriott, etc.

Además de muffines, la firma tiene dos líneas complementarias de negocio. La primera es Bestrans, con la cual presta servicios de transporte de productos para otras pequeñas y medianas empresas. La segunda es Bestmarketing, un segmento de mercadeo también dirigido a pymes, que analiza la rotación del producto en un local o supermercado.

Paola Echeverría, propietaria de Quick Dog, compra desde hace dos años muffines para el sánduche de desayuno que oferta este restaurante. "Me gusta, porque se pueden congelar y al prepararlos quedan como pan recién hecho y son deliciosos", dice Echeverría, quien compra dos docenas de muffines al mes.

Más datos

Ventas. En el 2003 las ventas eran de USD 3 000 al mes. Actualmente, estas suman 10 000 al mes.

Alianza. Bestrans llegó a una alianza con la Compañía de Transporte Cofreí, para dar el servicio de transporte en el ámbito nacional.

20 trabajadores fijos tiene este emprendimiento quiteño.