placeholder
Mujeres Catar

La tienda de Maryam al-Subaiey vende ropa, bolsos, artesanía, fundas para teléfonos móviles o carnés fabricados en su país. Foto: AFP

Agencia AFP
Doha
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Las mujeres cataríes se lanzan en los negocios

7 de marzo de 2015 13:03

A sus 28 años, Maryam al Subaiey abrió Q-Talent, donde vende objetos fabricados en Catar. Como ella, decenas de jóvenes cataríes plantan cara al conservadurismo religioso o familiar lanzándose en los negocios gracias a un programa gubernamental.

“Era directora de programas y de creación en Qatar TV”, explica Maryam, vestida con la tradicional abaya (túnica) negra. “Antes trabajé en marketing y en el ministerio de Relaciones Exteriores” y luego llegué a un momento en la vida en el que quise crear algo por mí misma”, cuenta.

Su tienda vende ropa, bolsos, artesanía, fundas para teléfonos móviles o carnés fabricados en su país.

En un país en el que viven más extranjeros que cataríes, las autoridades lanzaron el programa “catarización” para desarrollar el empleo nacional, tanto de hombres como de mujeres. Proponen instrumentos de ayuda a la creación de empresas y simplifican los trámites para que los jóvenes se conviertan en emprendedores nada más salir de la universidad.

La sociedad catarí es muy tradicional: sólo el 35% de las mujeres en edad de trabajar estaban activas en 2012, un porcentaje que progresa poco.

Aunque algunos sectores están reservados a los varones, como la agricultura y la pesca, los hombres y las mujeres tienen globalmente los mismos derechos en este pequeño y rico emirato del Golfo. El derecho laboral catarí aplica la igualdad salarial.

La exprimera dama y madre del actual emir, la jequesa Mozah, abrió el camino, dirigiendo la Qatar Fondation, que administra las antenas de universidades occidentales en Doha, y lanzando la cadena para niños Al Jazeera.

Desde 1999, las mujeres pueden ejercer puestos de responsabilidad en el gobierno.

'Las oportunidades están ahí' 

“En Catar se trata a la mujeres como reinas (...) Las oportunidades las tengo ahí, yo soy la que decido si las aprovecho o no”, asegura Maryam al Subaiey.

En un contexto económico muy favorable, con previsiones oficiales de crecimiento del 7% para 2015, las autoridades instan a los jóvenes cataríes a participar en la construcción y en la promoción de su país.

Muchas de las compañías que participaron en febrero en un foro organizado por los creadores de start-up estaban gestionadas por mujeres jóvenes, algunas de ellas todavía estudiantes.

“Los mayores abrieron paso a los más jóvenes, pero también es cierto que es un país joven en el que las oportunidades existen" y en el que se fomenta la creación de empresas, al contrario de otros como Francia", explica Caroline Carpentier, autora de "Qatar Success Stories - Inspiring Women".

En las universidades las mujeres no esconden sus ambiciones. ”Tenemos una mayoría de mujeres en todos los programas", afirma Selma Liman Mansar, responsable de la universidad Carnegie Mellon de Doha.

Según ella, el 57% de los estudiantes son mujeres que, después, "se las apañan para encontrar un empleo y también para lanzar su propia empresa".

Según Amal al Shamari, directora de ”Embrace Doha", una compañía que propone a los expatriados descubrir la cultura catarí gracias a excursiones, "para las mujeres no es difícil trabajar aquí. Creemos en nosotras mismas y tenemos mucho que ofrecer a la comunidad “ .
A pesar de todas estas ventajas, las cataríes deben enfrentarse a los obstáculos de una sociedad patriarcal y a algunas discriminaciones vinculadas, sobre todo, al peso de la religión musulmana.

”La cultura todavía es conservadora y algunos piensan que las mujeres no pueden hacer cosas como los hombres" pero "esta generación está demostrando lo contrario", concluye, optimista, Amal al Shamari.