placeholder
El estudio, que se desarrolló para conmemorar el Día de la Mujer, se hizo a 3 600 mujeres profesionales de entre 28 y 40 años para conocer sus experiencias y aspiraciones de desarrollo profesional. Foto: Pixabay

El estudio, que se desarrolló para conmemorar el Día de la Mujer, se hizo a 3 600 mujeres profesionales de entre 28 y 40 años para conocer sus experiencias y aspiraciones de desarrollo profesional. Foto: Pixabay

A las mujeres profesionales aun les preocupa que la maternidad impacte su carrera

5 de marzo de 2018 13:22

En el mundo, las profesionales continúan sintiendo que iniciar una familia puede tener un impacto en su carrera y están preocupadas por ello.

Esta es una de las conclusiones del informe Hora de hablar: lo que tiene que cambiar para las mujeres en el trabajo, que elaboró la consultora PwC.

El estudio, que se desarrolló para conmemorar el Día de la Mujer, se hizo a 3 600 mujeres profesionales de entre 28 y 40 años para conocer sus experiencias y aspiraciones de desarrollo profesional. La encuesta incluyó como encuestados a empleadores de 27 sectores industriales y de más de 60 países del mundo.

El 42% de las mujeres “se sienten nerviosas por el impacto que una familia podría tener en su carrera y el 48% de las nuevas madres se sintieron ignoradas por las promociones y proyectos especiales cuando regresaron al trabajo”, dice el estudio. Mientras tanto, el 38% de las mujeres encuestadas considera que aprovechar los programas de equilibrio y flexibilidad en la vida laboral tiene consecuencias negativas en su lugar de trabajo.

“Existe una clara preocupación por lo que las mujeres ven como una pena de maternidad y flexibilidad”, señala la información.

Otro aspecto que se concluye del estudio es que las mujeres, en su mayoría, tienen que negociar sus ascensos. Ellas, indica el texto, “no son auto promotoras”, aunque cuando hablan, obtienen resultados. La encuesta muestra que cada vez más mujeres reconocen la necesidad y el poder de abogar por sí mismas y más de la mitad persigue y negocia activamente promociones, aumentos de sueldo y experiencias que mejoran su carrera profesional y que son fundamentales para el avance.

Del 41% de las mujeres que habían sido promovidas en los últimos dos años, el 63% negoció un ascenso. El 45% de las mujeres cree que el estado de diversidad de un empleado (género, etnia, edad, preferencia sexual) puede ser una barrera para el progreso profesional en su organización y solo el 51% está de acuerdo en que los empleadores están haciendo lo suficiente para avanzar en la diversidad de género.

Celso Malimpensa, socio líder de PwC Ecuador, dice que “es alentador ver como las mujeres hacen oír su voz. Las organizaciones pueden hacer mucho para contribuir con el progreso de ellas, por ejemplo, fomentar conversaciones vocacionales abiertas, mitigar el impacto de cualquier sesgo inconsciente en las decisiones relacionadas con la progresión profesional y establecer criterios uniformes y transparentes para la evaluación de los empleados”.

Como parte del estudio se establecieron tres aspectos que deben cambiar para mejorar la situación de las mujeres profesionales. El primero es transparencia y confianza de y hacia los empleadores con relación a la situación de las trabajadoras; el otro está vinculado con el apoyo estratégico por parte de líderes y pares masculinos, con el fin de lograr su progreso y el tercero es que las organizaciones reconsideren su enfoque para equilibrar la vida del trabajo y el cuidado familiar.