Foto: Xavier Caivinagua / LÍDERES Xavier y Juan Fernando Enderica dirigen la escuela que lleva su apellido.
Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

La natación es el negocio de esta familia

Además de ser deportistas de alto rendimiento, los hermanos Enderica coinciden en que su apellido es una marca. Estos cuencanos se iniciaron en el mundo de la natación desde pequeños; primero lo hicieron los mayores, Juan Fernando y Xavier, quienes hoy tienen 34 y 32 años, respectivamente.

Luego se apuntaron Santiago, de 25 años, y Esteban, de 22. En su trayectoria se les reconoce participaciones en Juegos Olímpicos, campeonatos mundiales, nacionales, así como ser entrenadores de equipos de alta competencia.

Además de destacarse a escala deportiva, estos azuayos tienen la Escuela de Natación Hermanos Enderica, donde enseñan a nadar a unos 400 alumnos, en promedio, cada mes. Su estrategia es atender a todos los segmentos: desde bebés hasta adultos mayores. Además de las clases de natación, también comercializan indumentaria deportiva, vestidos de baño y bicicletas con su marca.

Para Xavier, el apellido sí es una fortaleza que implicó un trabajo intenso.

Desde 1996 empezaron a dictar clases de natación en piscinas que arrendaban en diferentes lugares de Cuenca. Sin embargo, después de arrendar no les renovaban el contrato y, como el curso había tenido éxito, los dueños de las instalaciones ofrecían clases de natación.

Por ese motivo, en el 2006 solicitaron un préstamo a una entidad financiera pública por unos USD 250 000. Con ese dinero construyeron una piscina semiolímpica, de 25 metros de largo, por 6 metros de ancho.

También construyeron una piscina pequeña para dictar clases de estimulación temprana para los menores. La Escuela de Natación Hermanos Enderica emplea a 30 personas de forma directa.

Los clientes están satisfechos con este servicio. Karina Jaramillo inscribió a sus dos hijos, de 2 y 7 años, y destaca la metodología de los hermanos Enderica para enseñar. Esta cuencana ha matriculado a sus hijos en otras piscinas, pero la técnica no es la misma.

Algo similar piensa Sandra Guzmán, quien matriculó a su hija de 6 años y ha visto cómo ha aprendido y con gusto. "La técnica de los hermanos Enderica es buena, porque los niños van con gusto, no se sienten obligados".

Además de las clases de natación, incluyen servicio de transporte para los niños. Con ese trabajo han posicionado su marca, igual como los dos hermanos menores (Esteban y Santiago), posicionan sus tiempos en los campeonatos mundiales en los que participan.


LA CIFRA:
100 niños al mes son becados por esta escuela y reciben este servicio gratis