Foto: Patricio Terán / Líderes Las hermanas Andrea y Daniela Moreno Wray son las propietarias de este emprendimiento, cuyo local está ubicado en el norte de Quito.
REDACCIÓN QUITO
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Lo natural transmite identidad a su negocio

En el ambiente se huele a especias. Las estanterías tienen fruta fresca de vivos colores y frascos con conservas naturales. En el lugar, predomina el color blanco de las mesas y sillas, que fueron recicladas, pero que completan el ambiente de un sitio que le apuesta a lo alternativo y orgánico.

Así es La Divina Papaya, una café-bar y tienda que propone un menú y productos 100% naturales.

La idea nació de las hermanas Andrea y Daniela Moreno Wray, inspiradas por su madre, Natalia Wray. Ella es antropóloga y gracias al contacto con diferentes culturas, dentro y fuera del país, aprendió a elaborar, de manera artesanal, productos como frutas deshidratadas, conservas, especias y más.

En diciembre del año pasado, las hermanas comenzaron a comercializar sus productos. Para ello, invirtieron unos USD 3 000 en materias primas y en una máquina deshidratadora.

En principio, tenían pedidos de familiares y amigos. Las emprendedoras aprovecharon la época de Navidad para ofertar sus creaciones.

Gracias al éxito en las ventas decidieron abrir un local. Aunque Andrea también se dedica a la actuación y Daniela a la producción de cine, las hermanas Moreno Wray quisieron dedicarle tiempo a la gastronomía y el emprendimiento.

Además, la propuesta de compartir espacio con Sushi Nori, un restaurante de comida tailandesa y japonesa ubicado en la avenida González Suárez (norte de Quito), les impulsó a abrir su local.

Con una inversión de unos USD 10 000 decoraron el restaurante y adquirieron el mobiliario, implementos e ingredientes para iniciar el negocio. Lo hicieron en abril de este año.

Sal de flores, sal al vino, pan artesanal, té, jugos naturales, sánduches, postres... son algunas de las alternativas que los comensales pueden degustar.

Actualmente, el café-bar cuenta con una facturación de USD 5 400 al mes en promedio. Además, su mercado oscila entre 80 a 100 personas diarias.

Paola Granja, quien se dedica a la producción de televisión, asiste a La Divina Papaya con frecuencia. Ella lo define como un "espacio dirigido para un público que busca lugares diferentes". Asiste con su familia y amigos; comenta que de la oferta que se promociona, le gusta el jugo de pepino, los cocteles y el sánduche de jamón serrano.

Mientras que Juan Lorenzo Barragán, diseñador gráfico, acude para degustar la cerveza artesanal y los jugos.


LA CIFRA:
USD 5 400 es la facturación mensual de este emprendimiento