Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 8
No 1

En Nayón Xtreme Valley se capacita entre cables y adrenalina

A 10 minutos de Quito se encuentra el Nayón Xtreme Valley, un emprendimiento fundado en el 2011. En un espacio de cinco hectáreas se practican actividades como canopy, rapel, paintball, caminata y water ball.

A este espacio, ubicado en la parroquia de Nayón, al oriente de la capital, llegan turistas y aficionados a los deportes. Pero también asisten ejecutivos, empresarios y empleados públicos para capacitaciones en contacto con la naturaleza.

Esta iniciativa es propiedad de Henry Merino y sus hijos Diana, Andrés y Martín Merino. Ellos tuvieron la visión de conservar la naturaleza del terreno y combinarla con la práctica de deportes. “Quisimos compartir la belleza del cañón con otras personas”, cuenta Merino.

La inversión inicial fue de USD 50 000. El capital, de origen familiar, sirvió para adquirir equipos y adecuar los espacios. El cable para practicar canopy, por ejemplo, cruza 450 metros.

Entidades públicas y firmas privadas como Quito Turismo, Roche, Banco Pichincha, Ideal Alambrec, Movistar, Microsoft, entre otras, han recibido ‘coaching’ empresarial en las instalaciones del parque turístico.

Las actividades en el lugar inician a las 08:00 y terminan a las 17:00. Se realizan capacitaciones teóricas y después las empresas ponen en práctica sus conocimientos con actividades prácticas en las que desarrollan lo aprendido.

Javier Lozano, director nacional de Talento Humano del Registro Civil, cuenta que en septiembre pasado, personal de la entidad en Quito participó en una jornada en este parque deportivo. Trabajamos en liderazgo de comunicación con 60 empleados de distintas ciudades. En esa capacitación el Registro Civil invirtió USD 6 000. “No es una capacitación normal -dice Lozano- es más vivencial y ese es el valor agregado del lugar”.

Otra entidad estatal que utilizó las instalaciones fue el Ministerio de Relaciones Exteriores. Hace un mes, cerca de 200 personas participaron en una capacitación en liderazgo.

Los asistentes practicaron canopy, paintball y rapel. Al sitio también llegan turistas nacionales y extranjeros para hacer deporte por diversión.

Otro servicio que se ofrece es el de catering, bajo la marca Joys; además existen actividades para niños.

Por estos servicios, Nayón Xtreme Valley factura en promedio unos USD 8 000. Los ingresos, según Merino, se dividen en partes iguales por capacitaciones a empresas privadas y entidades públicas y por la llegada de personas particulares.

Un dato adicional: al sitio llegan en promedio 30 personas al día.