Las bodegas donde se almacena la producción de Bioalimentar, antes de su comercialización. La planta de producción está en Ambato. Foto: Glenda Giacometti /LÍDERES

Las bodegas donde se almacena la producción de Bioalimentar, antes de su comercialización. La planta de producción está en Ambato. Foto: Glenda Giacometti /LÍDERES

Modesto Moreta
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 17
No 0

Nueva planta de producción se alista

21 de noviembre de 2016 18:18

Invertir para ganar en momentos críticos y de crisis es la estrategia que impulsó a los ejecutivos de la Compañía Bioalimentar, en Tungurahua, a inyectar USD 7,5 millones para la construcción de una nueva planta de producción que estará equipada con tecnología de punta.

La firma ambateña está por cumplir 50 años en la industria de alimentos para personas y animales. Los planes de crecimiento continúan, por eso la nueva planta se levantará en la vía Ambato-Pelileo y, según sus voceros, comenzará a operar en septiembre del próximo año.
Bioalimentar tiene hoy en día el 13% del mercado nacional y la meta es alcanzar el 15%.

Los números de la empresa señalan que las ventas anuales bordean los USD 70 millones y este año esperan cerrar con una facturación de 60 millones. “Si bien es cierto que vendemos menos, pero ganamos más, nos enfocamos a producir productos con más rentabilidad”, explica Édison Garzón, presidente ejecutivo de Bioalimentar.

La estrategia de la empresa es convertirse en una de las industrias con el mayor portafolio de productos dirigidos a la alimentación humana y de animales en el Pacífico sur. En la actualidad la compañía elabora alrededor de 30 productos en las áreas de nutrición pecuaria, nutrición humana y nutrición de mascotas.

En la producción pecuaria elabora balanceados para ganado vacuno, porcino, avícola, cuyes, conejos, piscícola y del camarón. Próximamente lanzará alimento para los caballos de raza.
En la línea de alimentos para mascotas (gatos y perros) tiene las marcas Gatuco, Canimentos y Cani Preme. La última marca es la más reciente en el mercado y se presentó tras un estudio de mercado que duró un año y medio.

La investigación determinó que se categorizan a las mascotas por el nivel de conocimiento que tiene el dueño sobre la nutrición de ella, por eso se creó Cani Light con buena demanda en el mercado.

La tercera línea de la firma, para la alimentación humana, es la de la marca de huevos Bio.
Garzón cuenta que la nueva infraestructura de Bioalimentar será financiada con un crédito de USD 3 750 000 y el porcentaje restante con fondos propios. “Nos hemos ajustado con todos nuestros colaboradores para salir adelante en la crisis y lo hemos logrado con su apoyo. Este es un momento para crecer”, detalla el principal directivo de la firma.

La meta de la compañía, hasta el 2020, es posicionarse en el mercado nacional e internacional, ganar mercado y aplicar sistemas que prioricen la eficiencia y la rentabilidad financiera.
Por eso trabajan en la capacitación de la mano de obra y los distribuidores a escala nacional en temas de conocimiento tecnológico. “Nuestro valor agregado es la multiplicación del conocimiento de todos nuestros colaboradores”, asegura Garzón.

El ejecutivo aspira que con la firma del tratado comercial con la Unión Europea aparezcan más oportunidades para la exportación puesto que tiene certificaciones como las normas ISO 22000:2005, GlobalGap CFM1 en 2013 y otras.

Según el empresario existen mercados que demandan los productos de Bioalimentar. “Tenemos la mira centrada en Centroamérica, algunos países de Sudamérica y en la Comunidad Europea con productos con un valor agregado como la proteína de los peces que son valorados en esos mercados”.

Las utilidades que genera anualmente la empresa se invertirán en la tecnificación de la empresa hasta el 2020. Otra de las fortalezas de Bioalimentar es mantener una red de distribuidores que son técnicos veterinarios, quienes visitan y asesoran a los productores del país. A escala nacional cuenta con más de 300 distribuidores.

La distribuidora Biomentos Galápagos trabaja con la firma hace 14 años. Gloria Meneses, su gerenta, explica que las ventas se incrementaron en las islas por la demanda de productores de pollos y de cerdos. “La calidad del producto hace que exista más rentabilidad en poco tiempo para los productores en Galápagos”.

Asimismo, el asesoramiento de los técnicos de Bioalimentar es importante. Ellos dictan talleres para mejorar la producción.