Los campamentos y las clases son parte de las actividades. Fotos: Vicente Costales LÍDERES, y Cortesía de Fe y Alegría
REDACCIÓN QUITO
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Una obra social para emprender

El fomento del emprendimiento es parte de las actividades de Fe y Alegría. Esta asociación de carácter internacional, que en el 2014 cumple 50 años de actividad en el país, es conocida por su labor social educativa con familias de escasos recursos económicos.

En la actualidad cuenta en Ecuador con algo más de 27 800 estudiantes en 75 centros educativos, repartidos en 14 provincias. Además, esta asociación también promueve la actividad emprendedora en sus aulas. Esto se cumple con el programa Emprendefe, que hasta el 2012 dictó cursos y programas en los que participaron cerca de 420 alumnos de centros educativos de Quito, Ibarra, Santo Domingo, Guayaquil, Manta, Portoviejo y Bramadora (Manabí).

El programa tiene como meta promover la cultura de emprendimiento con cursos de capacitación para la gestión comunitaria y empresarial. Carlos Vargas, director de Fe y Alegría en Ecuador, explica que la asociación mira al emprendimiento como la oportunidad de producir y generar oportunidades. "Somos un emprendimiento social, porque a través de la educación generamos futuras oportunidades de desarrollo para niños y jóvenes. No solo somos escuelas, también contamos con centros de capacitación laboral llamados Cecal, en Portoviejo, Manta y Guayaquil".

Los centros que menciona el Director de Fe y Alegría constituyen una propuesta de formación integral para hombres y mujeres de sectores vulnerables de Manta, Portoviejo y Guayaquil. Los Cecal empezaron a operar en el 2008 y hasta el 2012 recibieron a más de 110 mujeres y hombres que aprendieron sobre corte, confección, mecánica automotriz, artesanías con tagua, ebanistería, servicios hoteleros, entre otras actividades.

En estas tareas, Fe y Alegría cuenta con aliados que contribuyen con recursos económicos y logísticos. Banco Pichincha, por ejemplo, colabora con la asociación, desde hace 30 años aproximadamente.

Una fuente de la entidad financiera señala que el apoyo se da a través de programas de becas para estudios, tanto para mejoramiento de docentes como de estudiantes en etapa formativa; también entrega, por medio de organizaciones especializadas, asesoría para el desarrollo de mallas curriculares y contenidos de calidad, uso de nuevas metodologías de enseñanza y de herramientas pedagógicas. La misma fuente de la entidad señala que Fe y Alegría cumple una tarea única de lograr que "la sociedad ecuatoriana valore y logre reconocer al esfuerzo, la disciplina y las oportunidades que la educación entrega a cada uno, para progresar de modo sustentable".

Otro programa que maneja la asociación es el Movimiento de Liderazgo juvenil CEFA (Campamentos Ecuatorianos Fe y Alegría). Se trata es una experiencia de liderazgo desde la educación popular. Tiene 11 años de experiencia, se organiza por comunidades de jóvenes que trabajan con jóvenes, promoviendo espacios para un análisis de sus situaciones y de la realidad global. "Así se genera -sostiene Vargas- personas críticas, auténticas y seguras de sí mismas".

El CEFA está presente en 28 centros, con 555 jóvenes y un promedio de 23 campamentos al año.

El Estado también es uno de los soportes de Fe y Alegría. En el 2013 aportó con USD 3,9 millones. Ese dinero sirve para el pago a los 1 240 profesores. Además, el Ministerio de Educación y Fe y Alegría firmaron un convenio de cooperación educativa en marzo del 2010. Uno de los objetivos es otorgar 1 002 partidas docentes en un plazo de cinco años.

Los recursos Cada año. Fe y Alegría requiere USD 10 millones para sus actividades.

El uso. USD 3,9 millones son para pagar a profesores. El resto va para proyectos, gestión, infraestructura...