Una empleada de la compañía revisa el fideo corto de Toscana, en la planta de producción ubicada en el sur de Quito. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Una empleada de la compañía revisa el fideo corto de Toscana, en la planta de producción ubicada en el sur de Quito. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Redacción Quito
(I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 12
No 0

La oferta del fideo nacional se incrementa

28 de septiembre de 2016 09:09

La firma Sucesores de Jacobo Paredes S.A, productores de las marcas Toscana y Paca, presentó dos nuevas líneas de producción en su planta ubicada en el sur de Quito. En el momento, según sus representantes, la empresa cuenta con la línea de producción de pasta de las más modernas de América Latina.

“Teníamos un déficit en la capacidad de producción con la demanda del producto, por eso decidimos iniciar este proyecto en 2014”, explica Fernando Sánchez, gerente general de la compañía.

Durante el 2015 se contactaron con el proveedor italiano Fava, para adquirir ambas máquinas. El montaje de esta nueva línea tomo aproximadamente cuatro meses y su costo total fue de USD 2,5 millones. Desde mediados de este año las líneas ya funcionan.

Estas implementaciones permitirán a la empresa contar con un nuevo producto y renovar una línea de producción más antigua.

La primera máquina producirá, en mayor volumen y mejor calidad, pasta laminada que se comercializa bajo la marca Paca. Esta marca tiene el 80% del mercado de pastas en Quito, Ambato y la Sierra Norte del país.

La segunda máquina posee la última tecnología a nivel de producción de pasta larga. Con eso la empresa logra incrementar su cartera de productos para competir con marcas importadas.

Con este equipo se producirá espagueti, fetuchini largo y lingüini; constituyen las nuevas presentaciones de Toscana. La marca posee una penetración del 45% en el mercado nacional.

Con esta renovación e implementación se aumentará la producción en 500 toneladas más de pasta al mes. Esto representa un incremento del 30% a las 1 400 toneladas que ya se producen, según explica Xavier Sánchez, director industrial. Además, se incrementó el personal de mantenimiento: a escala nacional la empresa cuenta con 530 empleados.

“El objetivo también es demostrar al mercado local que en Ecuador se produce una pasta de igual o mejor calidad que la competencia internacional, pero con un precio menor”, agrega el gerente de la compañía.

La empresa familiar se constituyó en 1948 -en Ambato- por Jacobo Paredes. Su empresa de fideos comenzó con una producción media de 1 000 kilos al día con solo cuatro moldes, en ocho horas de labor. Hoy la empresa cuenta con siete líneas, incluyendo las nuevas adquisiciones en la planta del sur de Quito, dos molinos de trigo y seis centros de distribución.
A pesar de la contracción económica del país, sus directivos afirman que “no sintieron bajas en el consumo”, debido a que el producto pertenece a la canasta básica familiar.

La empresa registró el año pasado una facturación de USD 60 millones. Entre enero y agosto de este año ha superado la cifra y registra ventas por USD 63 millones. La gama de productos se exportan a mercados internacionales como Estados Unidos, España y Costa Rica. También es una suerte de maquiladora para las marcas Nestlé, y las cadena de autoservicios Iberia (EE.UU.) y Supermaxi.

Además de producir pasta, la empresa se ha situado entre los mayores productores e importadores de trigo. En los dos molinos, en Quito y Ambato, procesan alrededor de 48 000 toneladas del cereal importado desde Canadá. Solo 200 toneladas, un 3%, es de origen nacional pero esperan que la cifra siga aumentado. “Vimos la necesidad de empezar a producir trigo nacional para mejorar su calidad en los próximos años”, explica el director industrial.

Con las recientes inversiones, Sucesores de Jacobo Paredes S.A espera cubrir la capacidad total de producción en cinco años, así como un incremento de consumo, especialmente en nuevos mercados en la Costa del país.