placeholder
Una imagen de la producción petrolera de Ecuador, que está dispuesto a respaldar la posición de la OPEP.  El viernes el WTI, de referencia para el país, se cotizó en USD 63,73, al alza. Foto: Archivo / LÍDERES

Una imagen de la producción petrolera de Ecuador, que está dispuesto a respaldar la posición de la OPEP. El viernes el WTI, de referencia para el país, se cotizó en USD 63,73, al alza. Foto: Archivo / LÍDERES

OPEP congela producción hasta el 2018

4 de diciembre de 2017 16:52

Los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios, entre ellos Rusia, olvidaron sus diferencias para acordar, el pasado jueves, seguir limitando su producción hasta finales del 2018. Es un pacto que ha dado frutos y ha logrado mantener al alza el precio del barril.

“Todos los países de la OPEP y fuera de la OPEP hablaron juntos para prorrogar la limitación de la producción”, dijo el ministro ruso del Petróleo, Alexander Novak.

Tras años inundando el mercado de oro negro -con el consiguiente hundimiento de precios- los miembros del cartel cerraron en el 2016 un pacto para limitar la oferta, que incluía también a otros productores exteriores al grupo.

La renovación de la semana pasada dejó de lado las tensiones, especialmente importantes entre Arabia Saudita e Irán, pero también con Catar, aislado del resto de países del Golfo Pérsico.

El ajuste de producción incluye a 24 países, liderados por Arabia Saudí y Rusia, dos de los tres mayores productores de petróleo del mundo. Nigeria y Libia, hasta ahora exentos de los recortes, sí los cumplirán a partir de ahora.

El acuerdo ya fue renovado una vez en mayo y su mantenimiento hasta diciembre del 2018 refleja la voluntad de seguir con una política que ha dado sus frutos, con un barril ahora alrededor de los USD 60 frente a los USD 26 a los que cayó en febrero del 2016.

El pacto, que será revisado en junio del 2018, sella -además- la proximidad de Rusia y Arabia Saudita de los últimos meses.

El primero era uno de los países que temía que extender mucho la medida podría ser contraproducente. Si los precios aumentan mucho, el mercado podría volver a inundarse de petróleo si los productores estadounidenses decidieran vender más para ma­ximizar ganancias.

“Además, hay preocupación de que el precio del petróleo cause un aumento del rublo, que podría perjudicar el resto de la economía rusa”, indicaron analistas del Commerzbank en Fráncfort.

Pero a pesar de sus dudas, los rusos aceptaron finalmente la prórroga que proponían los sauditas, en un intento de consolidar la influencia de Moscú en la región asiática. “Es como todas las buenas relaciones, a veces compartes opiniones, a veces discutes” manifestó el ministro saudí de Energía, Jalid Al Falih, que compareció junto a su homólogo ruso para explicar la decisión tomada.

El grupo indicó que tiene la “intención” de volver a estudiar la situación el próximo junio, por si fuera necesario reajustar el nivel de bombeo de petróleo.

EE.UU., en la mira

Los miembros de esta OPEP ampliada, conocida como ‘OPEP Plus’, buscan un equilibrio complejo, a saber un precio del barril que sea suficientemente alto pero no demasiado, porque incitaría a EE.UU. a aumentar su producción de crudo -algo que teme Rusia en particular- y podría, a su vez, hacer caer de nuevo los precios.

Gracias al auge de los yacimientos no convencionales, la producción de petróleo estadounidense alcanzó en noviembre su máximo nivel desde 1983, cuando se empezaron a recoger datos.

En el trasfondo del acuerdo también está la voluntad del príncipe heredero saudita Mohamed Bin Salmán, nuevo hombre fuerte de Arabia Saudí, de seguir llevando a cabo unas reformas que necesitan un precio del barril estable.

La reunión en Viena fue la primera del nuevo ministro de Petróleo de Venezuela, Manuel Quevedo, que se felicitó de “un acuerdo de pleno entendimiento que debe llevar mayor estabilidad”. Sin embargo, este general de la Guardia Nacional, que también ejerce ­como presidente de la estatal Pdvsa, denunció un vasto “plan de sabotaje” contra el sector del petróleo en Venezuela.

Poco después de estas declaraciones, la Fiscalía venezolana anunció en Caracas el arresto del expresidente de Pdvsa y del exministro de Petróleo, dos importantes figuras del chavismo.
El presidente Nicolás Maduro ha encargado a Quevedo la ardua tarea de aumentar la producción, que en octubre pasado alcanzó 1,94 millones de barriles diarios, 160 000 menos que el mismo mes del año anterior. La industria petrolera es el principal sostén de la economía venezolana y genera el 96% de sus ingresos externos.

Carlos Pérez, ministro de Hidrocarburos de Ecuador, -antes del acuerdo de la OPEP- mencionó que más meses es mejor, porque da mayor estabilidad al mercado internacional de crudo.
Respecto de la producción de Ecuador, en una entrevista anterior, Pérez explicó que pese a que en el Presupuesto del 2018 se consideró ampliar el bombeo en 50 000 barriles se respaldará la decisión de la OPEP.

La diferencia, por los barriles que no se producirán, se compensará con los precios. El precio teórico del crudo local marcó los USD 52,36 por barril el 9 de noviembre pasado. En el Presupuesto se fijó un costo de 41,92 para cada uno.