placeholder
Las asociaciones de productores de las comunidades de Cochapamba y Yumate ahora le dan valor agregado a su producción orgánica. Foto: Wladimir Torres / LÍDERES

Las asociaciones de productores de las comunidades de Cochapamba y Yumate ahora le dan valor agregado a su producción orgánica. Foto: Wladimir Torres / LÍDERES

Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

La organización campesina rinde sus frutos en Molleturo

23 de agosto de 2016 14:36

Las lechugas, coles, zanahorias, papas, y rábanos se exhibieron frescos bajo una carpa que instalaron los miembros de la Asociación de Productores Agroecológicos de Cochapamba. Fue tan solo una parte de la producción que mostró este grupo de campesinos de la parroquia Molleturo, en el cantón Cuenca, durante una visita del vicepresidente de la República, Jorge Glas a esta localidad, el pasado 8 de agosto.

Luis Peñaloza, presidente de la asociación que agrupa a 16 campesinos del poblado de Cochapamba, una localidad asentada en el páramo azuayo, demostró su complacencia por la acogida que tuvieron sus productos durante esa visita. Los campesinos aprovecharon sus habilidades ancestrales en el cultivo de hortalizas, legumbres, verduras, tubérculos y plantas frutales, y sus conocimientos en la elaboración de abonos orgánicos, para comercializar, desde el 2014, productos con valor agregado. Previamente recibieron una capacitación en temas de comercialización a cargo del Ministerio de Agricultura y Ganadería (Magap).

El grupo de comuneros ahora elabora mermeladas de fresa y mora que las comercializan en presentaciones comerciales de media libra; también vinos de naranjilla y hortalizas empacadas en envases de una libra. Además, ofertan ‘mixes’ de plantas medicinales y aromáticas que también cultivan de forma orgánica, empacadas en presentaciones de cuatro onzas y media libra.

Buena parte de la producción de esta pequeña asociación campesina se vende a la empresa JuneField, que desarrolla un proyecto minero en la zona y utiliza los productos para preparar la comida de su personal. “Nosotros nos capacitamos entre todos para manejar bien lo recursos naturales, para no introducir ningún tipo de productos químicos, y darles valor agregado a lo que cosechamos”, indicó Peñaloza.

En la misma parroquia, pero en el poblado de San Pedro de Yumate, otro grupo de 10 campesinos se organizó para crear la Asociación de Pequeños Productores Agroecológicos Yumate. A través de la unidad, los campesinos elaboran desde inicios del 2015 quesos, abono orgánico y vino artesanal. Los productos son comercializados en la misma comunidad, pero la asociación tiene la intención de seguir amplían las ventas. Este grupo también se capacitó con el Magap, en asesoramiento técnico para mejorar sus destrezas en comercialización.

Esta asociación posee actualmente media hectárea cultivada con papas, que están listan para ser cosechadas y luego comercializarlas en fundas con etiquetas. “Ahora ya estamos vendiendo el vino en canecas. A futuro queremos tener nuestro propio negocio y ser pequeños empresarios”, mencionó la comunera Catalina Quishpe, presidenta de esta pequeña asociación. Ella cultiva papas y hortalizas que luego vende a través de su asociación. A través de esta también se comercializa queso y yogures.

En el caso de los campesinos de Yumate, ellos obtuvieron un crédito inicial de USD 1 000 para ampliar la comercialización de sus productos.