placeholder
Dennis Meléndez. Portafolio de Colombia(GDA)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Los otros corruptos

La corrupción en el sector privado aumenta todos los días. Los únicos corruptos de nuestra sociedad no son los empleados públicos. No se debe olvidar que en cada escándalo con recursos oficiales hay involucradas empresas del sector privado. La coalición de intereses para desviar recursos es algo que no es exclusivo de las entidades del Gobierno. Pero, con un doble lenguaje, muy propio de nuestra sociedad, no queremos aceptar que la crisis de valores también afecta al ramo privado y lo ha corrompido.

La corrupción del sector privado no es considerada prioritaria ni se hace nada de fondo para contrarrestarla. De forma ocasional, estalla algún escándalo sobre robos significativos en el sector financiero, en la tesorería de alguna universidad, caja de compensación o empresa de importancia. Pero la corrupción privada es algo organizado y sistemático, con técnicas muy similares a las observadas en el sector público.

Las compras importantes, que se parecen a procesos licitatorios, tienen los mismos problemas de manipulación de las condiciones exigidas para castigar a algunos oferentes, hay fugas de información interna para favorecer a unos cuantos, se manipulan los informes de evaluación de las propuestas y se descalifica sin suficiente sustento a quienes pueden ser competitivos.

Las multinacionales no son la excepción a estas prácticas.