placeholder
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Los países ven en sus fondos una salida a la crisis

En el mundo se siente un ambiente de crisis. Economías consideradas fuertes y estables, hasta la década pasada, están sintiendo un remezón en sus cimientos y estructuras financieras. Estados Unidos y la Unión Europea siguen en la búsqueda de estrategias para darle vida a sus sistemas económicos.

La crisis en Grecia todavía tiene un panorama incierto. En el último plan de ajuste aprobado por el Parlamento griego, el pasado 12 de febrero, se estableció un ahorro del gasto público de 3 300 millones de euros (USD 4 340 millones), reducir el salario mínimo en un 22% y el despido de 15 000 funcionarios del sector público. A pesar de estas medidas extremas se prevé obtener resultados fiscales a mediano o largo plazo.

Sin embargo, economías emergentes como China, India y países de América Latina han mostrado estabilidad e índices de crecimiento. Al cierre del 2011, el gigante asiático reportó un crecimiento del 9%, mientras que India llegó al 8,9%. Los países latinoamericanos alcanzaron entre un 5 y 6%.

[[OBJECT]]

A pesar del buen momento en que se encuentra la región, el caso de Grecia deja varias enseñanzas. Entre ellas, la elaboración de planes de contingencia por parte de los gobiernos ante una posible crisis y contar con fondos de liquidez para casos de emergencia financiera.

Para Sebastián Luzuriaga, analista económico, en el caso de América Latina la situación económica se encuentra bien. Señala que todos los países están creciendo en niveles importantes. Además, explica que existe un buen manejo de las cuentas fiscales y el nivel de endeudamiento no es alto, como sí sucede en Grecia, España o Italia.

Luzuriaga sostiene que en el caso de Ecuador, Venezuela o Bolivia, países dependientes de exportaciones mineras y petroleras, no solamente es importante tener reservas, sino también planes de contingencia. Añade que en Ecuador esto no existe y “estamos cayendo en el error que cometió el país y Latinoamérica en la crisis de los años 70 y 80”. El analista comenta que la economía ecuatoriana estaba creciendo a altos niveles por los precios del petróleo en el mercado internacional. Pero en el momento en que estos cayeron vino una catástrofe.

“Por esta razón, es necesario tener planes de contingencia que nos tenga preparados (como país) para cualquier eventualidad que pueda pasar y afectar a la economía ecuatoriana”, advierte Luzuriaga.

Hugo Jácome, catedrático de economía de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), señala que existen dos aspectos fundamentales para que los países de la región no hayan sido afectados. Uno de ellos ha sido diversificar la dependencia de las economías grandes, como EE.UU. y Europa, y tratar de fortalecer el desarrollo endógeno. El otro factor es el alto costo de las materias primas a escala internacional.

Además, Jácome asegura que el contagio de las crisis financieras no será tan fuerte en la región. “Anteriormente, siempre las crisis venían acompañadas de la fuga de capitales, hoy está ocurriendo lo contrario”.

Simón Cueva, analista económico, afirma que se podrían hacer muchas comparaciones de la crisis griega con algunos países de América Latina, debido a que la región está en una época muy favorable con los precios altos de las materias primas. Este académico asevera que no todos han reaccionado igual. “Si bien en todos han existido mayores ingresos y un elevado gasto público, algunos países han sido más prudentes que otros y por ende han ahorrado más reservas”.

En ese contexto, Cueva señala que Ecuador ha sido una de las naciones que menos ha ahorrado y que tampoco ha tenido cuidado para el futuro. Además, por la dolarización, no se acumula reservas internacionales como otros países de la región.

[[OBJECT]]