Unos 700 CEO y principales ejecutivos de las mayores corporaciones del continente participaron en la II Cumbre Empresarial de las Américas, que se realizó en Panamá. Foto cortesía del BID

Unos 700 CEO y principales ejecutivos de las mayores corporaciones del continente participaron en la II Cumbre Empresarial de las Américas, que se realizó en Panamá. Foto cortesía del BID

Redacción Quito (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

En Panamá se afinó la agenda público-privada del continente

26 de abril de 2015 14:43

Región. Empresarios y mandatarios hablaron de infraestructura, innovación, comercio... en la II Cumbre Empresarial de las Américas.

La necesidad de una mayor convergencia entre el sector público y privado fue la principal conclusión que dejó la II Cumbre Empresarial de las Américas. El encuentro se cumplió en Panamá, entre el 8 y el 10 de abril pasados y tuvo la participación de empresarios de la talla del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg; del mexicano Carlos Slim, magnate de las telecomunicaciones y otros 700 CEO y principales ejecutivos de firmas como Google, Boeing, The Coca-Cola Company, Pdvsa, entre otras.

La Cumbre reunió también a los jefes de Estado de Belice, Brasil, Colombia, El Salvador, EE.UU., Honduras, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, República Dominicana, y Trinidad y Tobago, así como al Ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba. También estuvo el secretario General de la ONU, Ban Ki-moon. Todos analizaron durante tres días el panorama de negocios en el continente y llegaron a la conclusión de que urge una mayor conexión entre los actores públicos y privados.

El objetivo de esta convergencia tiene como meta impulsar el desarrollo en cuatro áreas estratégicas: infraestructura y comercio; integración financiera; innovación y recursos humanos; y estimulación del potencial energético.

Para el gerente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Antoni Estevadeordal, se trata de una agenda de desarrollo de la región desde el punto de vista de los empresarios, en la que se plantea como básico la alianza público-privada para el impulso de áreas consideradas estratégicas. “Sin la convergencia de los sectores público y privado se puede adelantar muy poco”.

Durante el encuentro empresarial en Panamá, el secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, afirmó que “los recursos del sector privado y las alianzas que se construyan con dicho sector son cruciales para avanzar con la agenda global de desarrollo y el desafío del cambio climático”.

Al final de la Cumbre se presentó el documento ‘Del Diálogo a la Acción’, que recoge las “recomendaciones de políticas y propuestas de las alianzas público-privadas”, que las empresas líderes de la región entregaron a los líderes que llegaron a la Cumbre.

Se trata de “una agenda de desarrollo de la región desde el punto de vista de los empresarios”, en la que se plantea la alianza público-privada para el impulso de áreas consideradas estratégicas, explicó Estevadeordal.  

Los presidentes que participaron en la Cumbre coincidieron en resaltar la importancia fundamental de la colaboración entre estos dos sectores, para el crecimiento económico y el desarrollo.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, destacó la idea de transformar el diálogo en acción. El mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, reconoció “el carácter tan importante y relevante que tiene para una sociedad y su prosperidad, la participación de su empresariado”. Él destacó la predisposición de su país para abrir espacios de oportunidad a los emprendedores. Barack Obama, presidente de EE.UU., anunció que su Gobierno trabajará con el propósito de lograr los mayores avances posibles para la próxima Cumbre de las Américas.

Fernando Moncayo, socio de la agencia de innovación IDX, con base en Ecuador, participó en el encuentro. Este empresario advirtió los buenos deseos de fomentar la colaboración público-privada a escala regional. “Esa fórmula genera más eficiencia y rapidez en las gestiones. Eso lo tienen claro desde la ONU, los empresarios y las autoridades que asistieron. Es un tema crítico para el desarrollo de las naciones”.

Para este emprendedor ecuatoriano, en todo encuentro empresarial la confianza es un factor determinante. Moncayo agrega que en una relación público-privada la confianza ayuda a obtener resultados. “También resultó favorable la posibilidad de relacionarse con empresarios de otros países del continente, de conocernos y de dialogar”.

El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, pidió acciones concretas en educación, investigación y desarrollo; un aumento de la banda ancha y apoyo permanente a los emprendedores.

El titular del organismo agregó que en la región existe una bajísima tasa de inversión en investigación. “El sector privado aporta solo 0,4% de sus ventas globales a la investigación y el desarrollo. En los países más avanzados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el promedio es de 1,9%. Aquí, también necesitamos alianzas ambiciosas”.

Moreno dejó el tema en manos de los empresarios, cuando dijo que “ellos son quienes pueden marcar el camino. Nuestros países están llenos de potenciales emprendedores, gente con excelentes ideas que carecen de la infraestructura necesaria para transformar sus iniciativas en realidades”.

Los empresarios tienen recomendaciones en cuatro ejes estratégicos


Documento. Infraestructura y comercio; integración financiera; innovación; y estimulación del potencial energético son las prioridades.

El primer resultado tangible de la cumbre empresarial es el documento que lleva por nombre ‘Del diálogo a la acción, recomendaciones de políticas y propuestas de las alianzas público-privadas’. Allí se recoge una lista de sugerencias elaboradas por empresas representativas de la región, que fueron entregadas a los líderes que participaron en la cumbre de Panamá.

El documento incluye 30 recomendaciones en torno a cuatro ejes estratégicos: infraestructura y comercio; integración financiera; innovación y recursos humanos; y estimulación del potencial energético. Todo es resultado de dos años de reuniones de empresarios de 30 países del continente, según el gerente del Banco Interamericano de Desarrollo, Antoni Estevadeordal.

En lo que tiene que ver con la infraestructura y el comercio, los objetivos son, según el documento, aumentar la productividad, fomentar una mayor participación en cadenas mundiales de valor y seguir generando crecimiento económico. Entre las recomendaciones están: crear un centro independiente de supervisión y desarrollo de infraestructura regional y estimular el financiamiento de proyectos de infraestructura mediante el uso de fondos de gobiernos, organismos multilaterales e instituciones financieras de desarrollo.

En el área financiera, los empresarios plantean que se tomen medidas para profundizar y armonizar los mercados de capitales e integrar los mercados de menor magnitud, facilitando las inversiones de las entidades públicas.

En innovación, se recomienda a los gobiernos del continente que ese campo pase a ser una “cuestión nacional, comprometiéndose a invertir el 1% del producto interno bruto (PIB) en investigación y desarrollo”. También sugieren que se garantice la protección de la propiedad intelectual y la aplicación de legislación en la materia que sea coherente con las normas internacionales.

En cuanto a capital humano, el compromiso es promover la implementación de las asociaciones público-privadas, para la enseñanza técnica y profesional, así como también la educación en lenguas extranjeras.

En el área de la energía, la propuesta pasa por “estimular la inversión en recursos naturales con esquemas de distribución de ingresos, que aseguren que los gobiernos y las empresas compartan los riesgos y beneficios de la actividad”.

Proporcionar estabilidad y aumentar la confianza de los inversores en proyectos mineros y energéticos, así como promover una transferencia transparente y justa de las regalías a las comunidades locales, son otros de los planteamientos realizados por los empresarios.

Según el BID, las sugerencias hechas tendrán prioridad. Para esto se creará una comisión de seguimiento de la implementación. Además, el Diálogo Empresarial va a fortalecer sus redes nacionales y va a ‘localizar’ las recomendaciones y propuestas, para que se adapten a las diferentes realidades y necesidades de cada país. “También desarrollará un plan de acción e implementación para las recomendaciones y propuestas, y trabajará con las respectivas áreas responsables de cada tema en los distintos gobiernos de la región”.

Para el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, las propuestas presentadas en Panamá por los empresarios son muy oportunas. “Las excelentes recomendaciones en temas estratégicos son un aporte concreto a los esfuerzos colectivos por potenciar nuestra productividad”.

Más compromisos

En lo que es comercio, también se sugiere: implementar políticas de impulso del comercio para envíos de bajo valor, cubriendo derechos, impuestos y tarifas; mantener un diálogo anual a nivel ministerial con el sector privado, sobre temas de comercio e inversión; tomar medidas para mejorar los puertos, aeropuertos y pasos fronterizos de la región.

En los compromisos financieros se propone, entre otros puntos, eliminar las restricciones que inhiben los flujos entre fronteras y armonizar los impuestos asociados con el flujo de capital dentro y fuera de los mercados de inversión en valores, así como incorporar incentivos fiscales para las emisiones en el mercado de capitales. También se sugiere desarrollar una red de banca abierta y amplia sin sucursales, lo que permite que una amplia gama de agentes no tradicionales presten servicios financieros, especialmente en zonas rurales y demás zonas sin cobertura financiera.

Para estimular la innovación se propuso crear un centro regional de investigación, innovación y espíritu empresarial, dirigido a la creación de canales de comunicación para conectar el sector público, las empresas privadas, universidades y centros de investigación. Esto, con el objetivo de promover la colaboración en la investigación regional.

Y en el manejo de recursos naturales, una de las metas planteadas es adoptar fuentes de energía renovables y una eficiencia energética mediante la colaboración con el sector privado. Esto, con el objetivo de desarrollar rápidamente un enfoque coherente para aumentar el uso del gas y reducir la actual dependencia del petróleo.

Los temas tratados son vitales para el desarrollo

Empresarios ecuatorianos que participaron en la cumbre empresarial coinciden en la relevancia de estos encuentros. Ramiro Crespo, de la firma Analytica Securities, sostiene que estas reuniones de alto nivel son efectivas en la medida en que se generan contactos entre empresarios y gobiernos. “Así, hay más posibilidades de crecimiento y prosperidad para los países”.

A Crespo le llamó la atención la ausencia gubernamental de Ecuador en esta cumbre empresarial. Según él, en situaciones como las actuales en las que se habla de fomentar la inversión privada, el país perdió una oportunidad al no asistir.

Para Fernando Moncayo, socio de la agencia de innovación IDX, la cumbre fue relevante, porque los líderes -empresariales y políticos- mostraron estar conscientes sobre los cambios tecnológicos que se avecinan. Los presidentes y empresarios reconocieron que los cambios en los próximos 10 años serán mayores a los de los últimos 100. “Por lo escuchado se notó una premura para hablar sobre innovación en empresas, en tecnología… Para alcanzar esto hay que fomentar la confianza entre los actores públicos y privados”.

Otro de los empresarios nacionales que asistió fue Richard Martínez, presidente de la Cámara de Industrias y Producción. Según él, la Cumbre transmitió el mensaje de que el pragmatismo y la inversión privada son vías óptimas para el desarrollo sostenible. Un ejemplo de ello fue la invitación que hizo el ministro de Comercio Exterior de Cuba, a cerca de 1 000 empresarios asistentes.

Martínez añade que el mundo vive cambios exponenciales, basados en el conocimiento, por lo que debemos ajustarnos a esta dinámica para competir globalmente. “Quedó claro que las soluciones a los problemas sociales que vivimos están en el mismo mercado”.