placeholder
redacción quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Un panorama similar al 2013 se prevé para este año

El año pasado, la Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina y el Caribe alcanzó un nuevo máximo de USD 184 920 millones, monto que superó por un 5% el registrado en el 2012. Esto significa que las entradas de capitales se han mantenido prácticamente estables por tercer año consecutivo, en especial si se tiene en cuenta que se miden en términos nominales.

Según el documento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), las entradas de IED en América Latina se han estabilizado en un nivel alto durante los últimos tres años, pero el impacto que tienen estos montos sobre el bienestar de los habitantes de la región todavía es un tema en discusión.

En teoría, las inversiones procedentes de economías desarrolladas deberían traer avances tecnológicos que podrían extenderse a otras empresas y sectores de la economía receptora. Por otra parte, la IED es un concepto amplio que se refiere tanto a inversiones en nuevas plantas (que crean o amplían capacidades productivas) como a fusiones y adquisiciones que solo constituyen un cambio de propiedad de los activos. Ambos tipos de inversión tendrán, sin duda, impactos muy distintos sobre la economía local.

El impacto de la IED depende en gran medida del tipo de inversión que se considere. Las inversiones en sectores intensivos en tecnología tienen más potencial de contribuir al desarrollo a través de transferencias de conocimiento e incrementos de la capacidad local.

Pero la IED en manufacturas de alta tecnología solamente representa una proporción pequeña del total y esta tendencia no cambió en el 2013. Por otra parte, conviene recordar que, tanto o más que la intensidad tecnológica de la IED, importa la capacidad que tienen las filiales de empresas extranjeras de vincularse con las firmas locales.

En este escenario, la Cepal señala que la estabilidad de los flujos de IED continuará en este año, aunque con una leve tendencia a la baja. Para este año se espera un crecimiento económico solo levemente superior al de 2013, pero al mismo tiempo, no parece que los precios de los productos primarios de exportación, principalmente los minerales, vayan a recuperar los niveles anteriores a las caídas de los últimos dos años.

Por tanto, la Cepal estima que las corrientes de IED variarán entre un -9% y un 1% respecto del año anterior, dependiendo de si se ejecutan o no grandes adquisiciones empresariales.

Por último, aunque las entradas nominales de IED alcanzaron máximos históricos en los últimos tres años, como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) de las economías latinoamericanas es menor que el que representaba al comienzo de este siglo. En los dos últimos años, la IED se ha mantenido en el 3%.

Más datos Los flujos. La Unión Europea constituyó la mayor fuente de Inversión Extranjera Directa (IED) destinada a la región. Tanto en Brasil como en México, aproximadamente la mitad de la IED procedía de Europa. En el caso de México debido a la adquisición del Grupo Modelo.

Las transnacionales. Un tercio de la Inversión Extranjera Directa (IED) recibida por América Latina fue absorbida por Brasil y el 80% del total se concentró en las seis economías de mayor tamaño. Sin embargo, las empresas transnacionales tienen un mayor impacto en las economías más pequeñas.