Paola Ayala

A lo largo de 15 años, Paola Ayala ha realizado investigaciones y publicaciones en Viena, Helsinki, Dresden, Río de Janeiro, Ciudad de México, entre otras ciudades. Es miembro de cinco sociedades científicas. Foto: Patricio Terán / Líderes

Pedro Maldonado
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 20
No 0

Un referente de la física en Europa y América

31 de mayo de 2015 16:15

En el día a día de Paola Ayala, conceptos como nanoestructuras moleculares, espectroscopía óptica, nanoingeniería y reacciones químicas confinadas a espacios unidimensionales son frecuentes. Esa terminología­ -extraña al común de las personas- es el resultado de sus 15 años de recorrido académico e investigación en Austria, Finlandia, Brasil, Alemania, México, EE.UU.

Esta ecuatoriana de 38 años es una física respetada y reconocida en los círculos europeos y americanos de esta ciencia. Nacida en Quito, fue la física número 75 en la historia de la Escuela Politécnica Nacional (EPN). Además, realizó su doctorado en Física en la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro, en un programa combinado entre los gobiernos de Brasil y Alemania.

Desde abril de este año es la Decana de la Escuela de Ciencias Físicas y Nanotecnología de Yachay Tech, creada en el 2013 y que tiene como meta convertirse en el núcleo de la Ciudad del Conocimiento Yachay, que se levanta en Urcuquí, en Imbabura.

Ella se describe como una física totalmente dedicada a la investigación experimental. “Soy física y eso es visto como una carrera teórica, en especial en el Ecuador, pero me gustan los experimentos”.

Esta competencia le ha permitido destacarse como profesora e investigadora en la Universidad de Viena, en la Universidad de Tecnología de Helsinki, en el Instituto Leibniz de Investigación en Estado y Materiales Sólidos en Dresden, por citar tres de los centros en los que ha colaborado.

También, suma reconocimientos y premios como la beca Marie Curie de la Unión Europea o la Beca Individual, Deutscher-Akademischer-Austausch-Dienst (DAAD), en Alemania, entre otros. 

Ayala tiene gusto por los números desde su infancia. Su formación en el mundo de la física arrancó en la EPN, se extendió por Europa y América, y se desarrolla día a día a través de sus publicaciones y colaboración con estudiantes en distintos países.

“Mi tarea es estudiar e investigar. En física existen avances diarios y es importante mantenerse informado mediante conferencias y contacto con colaboradores”, dice esta mujer que disfruta de los libros de ciencia ficción.

En su trabajo se relaciona no solo con físicos. Por sus estudios con materiales, trata con químicos, ingenieros de materiales, ingenieros electrónicos. “La nanotecnología (una de sus especialidades) involucra muchas áreas”.

Con viajes de trabajo frecuentes, esta ecuatoriana siente una conexión especial con Austria. “Es un país donde se hacen las cosas, la gente es muy amable, a pesar de su fama de ser apática. Allí me siento cómoda y tengo un ­círculo de colegas con los que siempre terminamos armando largos debates científicos”.

Mauricio Terrones, catedrático de la Universidad de Pennsylvania, la describe como una mujer talentosa que realiza investigación de frontera en nanociencia del carbono. Este investigador la conoce desde el 2005. “Ella visitó mi laboratorio y me di cuenta de que tiene un potencial único que la ha llevado a ser líder en Europa. Su trabajo es reconocido a escala internacional”.

Según Guillermo Solórzano, investigador de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro, Ayala siempre se destacó por ser una persona brillante, con gran capacidad para tomar la iniciativa y para resolver problemas.

Otro comentario es el de Esko Kauppinen, del Departamento de Física Aplicada de Aalto University School of Science, en Finlandia. “Trabajamos juntos durante dos años y siempre estuvo dispuesta a aprender y desarrollar su propias ideas. Siempre mostró un carácter fuerte, necesario para convertirse en una académica exitosa”.

La jornada de Ayala, según ella misma la describe, es vertiginosa. “Mi día es casi sin respirar. En Yachay Tech mantengo reuniones casi todo el día, tengo un horario para responder correos electrónicos. En la tarde, hago una pausa para mi hija de 3 años. Luego, trabajo en artículos y evaluaciones de trabajos de estudiantes a los que dirijo sus doctorados”.

La jornada de esta científica termina cerca de la medianoche. Duerme unas cinco horas y a las 05:00 ya está despierta, para continuar con sus tareas. Su base de trabajo está en Urcuquí, pero también trabaja desde las oficinas de Yachay Tech, en el norte de Quito.

CARRERA

Tiene un doctorado en Física en la Universidad Católica de Río de Janeiro.

Fue profesora auxiliar de la beca Marie Curie, en la Unión Europea. Investigadora del Instituto Leibniz de Investigación en Estado y Materiales Sólidos, en Alemania, entre otros centros.

Líder del Grupo de Trabajo de Mujeres en la Física- Unión Internacional de Física Pura y Aplicada, en Austria. Habla inglés, portugués, francés, alemán e italiano.

La producción científica es su prioridad

La Universidad de Investigación de Tecnología Experimental Yachay (Yachay Tech) fue creada por Ley, el 16 de diciembre del 2013. Su tarea es formar el talento humano necesario para que la Ciudad del Conocimiento Yachay forme un ecosistema basado en la investigación.

Las clases empezaron el 21 de abril con 648 estudiantes, de los cuales 170 entraron a nivelación. La planta docente está conformada por 49 docentes, todos con PhD, de Ecuador, Colombia, España, EE.UU., Argentina, Chile, Cuba, Venezuela, India, Italia, Polonia y Portugal.

Paola Ayala, como Decana de la Escuela de Ciencias Físicas y Nanotecnología, sostiene que la primera meta es que Yachay Tech sea un referente mundial en producción científica. “La segunda es que la gente desarrolle un criterio para juzgar el desarrollo científico a nivel de todas las universidades del país. El objetivo es dar a conocer lo que hacemos y sus beneficios. Contar de manera sencilla los temas que parecen ciencia ficción”.

Esta física cuenta que fue contactada por Daniel Larson, canciller de Yachay Tech, con un PhD en Física de la Universidad de Harvard y exdecano de la Facultad de Ciencias de Pennsylvania State University.

Larson cuenta que conoció a Ayala hace un par de meses. “Me recomendaron y cuando leí su hoja de vida quedé muy impresionado por sus investigaciones. Además, me impresionó por sus conocimientos en nanotecnología y sus ganas de aportar a Ecuador”. Ahora, Larson y Ayala se reúnen con frecuencia con las demás autoridades del centro superior.

Ayala se siente a gusto. “Soy bastante nacionalista y me encanta la idea de aportar al país con lo que sé, con mi experiencia en investigación científica”.