Los empleados se dedican a la organización de los productos extranjeros, pero también de la producción de la oferta local que se comercializa en diferentes negocios. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Los empleados se dedican a la organización de los productos extranjeros, pero también de la producción de la oferta local que se comercializa en diferentes negocios. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Carolina Enriquez
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 0

Esta papelera tiene sello verde

7 de febrero de 2017 13:10

La empresa no hubiera sido lo que es sin el apoyo de José Mora, padre de María Dolores. Así es como describe la gerenta general de Artepapel a la principal fortaleza de esta compañía que importa papel y desarrolla productos para papelería y artes gráficas.

La compañía nació en el 2001 luego de una reunión con ejecutivos de Fox River Paper, un molino de papel en EE.UU. Ellos querían ampliar su cadena de distribución y decidieron probar con Mora por un año, para luego entregarles la representación de la marca.

“Antes la oferta de papeles era limitada y los precios altos. Contar con la ayuda de mi padre desde el 2003 fue clave porque tiene un don especial y nos ha ayudado a crecer” . Buscaron dar ‘algo más’ a los clientes y por ello el nombre de la compañía se ajusta a eso: impulsar la creatividad y el arte.

Artepapel trajo productos de especialidad. Al inicio tenían cinco líneas de papel y ahora 20.
La empresa recibe insumos, además, de empresas como las del molino italiano Fabini, del cual también accedió a la representación en el 2003. Un año más tarde consiguieron la de molinos Celulosa Argentina.

Cuando empezó la empresa tenía 10 clientes, pero ahora son más de 1 500 que incluyen imprentas, autoservicios y distribuidores. Estos reciben producto, desde el 2007, de la fusión de Fox River Paper y Neenah Paper, que adoptó este último nombre.

Artepapel es representante exclusiva para Ecuador y Perú de esta marca. La firma cuenta desde noviembre del 2016 con una oficina en Lima desde la que distribuye el producto y ofrece valor agregado con la entrega a domicilio, stock suficiente y variedad.

Al ser representantes de marcas deben estar alineados a las filosofías de las empresas y una de ellas es el cuidado ambiental. De ahí que desde el 2014 cuentan con la certificación Forest Stewarship Council (FSC), que la dan a conocer a sus clientes como un plus.

“Antes no había esta corriente fuerte de enfocarse en lo ambiental, pero seguimos insistiendo (…) El papel que usamos es de pulpas que pasan por auditorías para determinar que no estamos dañando ecosistemas, medioambiente y comunidades. El FSC, por ello, toma en cuenta los aspectos económicos, ambientales y sociales”.

Artepapel tiene papeles generados ecológicamente. La línea Crush, por ejemplo, es elaborada con cáscaras de diversas frutas y la Shiro con algas marinas.

La variedad de la empresa es uno de los aspectos que destaca David Silva, de Artes Gráficas Silva, ubicada en La Floresta, en el norte de Quito. “Les compro papeles de alta calidad, de lujo, para hacer trabajos como tarjetas especiales, invitaciones, etc. También, cartulinas para libros de pasta dura y booksel de 65 y 80 gramos para los interiores de los libros. Las impresiones a color salen bien bonitas”, manifiesta.

La oferta de Artepapel también incluye producción propia. Esta oferta denominada Arteimagen, está en el mercado desde el 2014 y su producto estrella es Artecolor, una cartulina para niños. “La ventaja, frente a otros, es que ofrece colores no tradicionales, posee certificación ecológica, tinturada en masa para evitar que se despigmente al hacer manualidades e impide que se haga blanca cuando se borre”, comentó Mora.

También, ofrecen tarjetas, sobre de invitación, hojas A4, diplomas, cartulinas para artes, cartulinas para impresión digital, etc. Tienen la línea de insumos para empresas y de empacados para el consumidor final con el fin de que la persona pueda escribir, pintar o hacer artesanías ellos mismos. El producto se vende en librerías y autoservicios en el país.

Los consumidores destacan la oferta. Dolores Carvajal, de la Imprenta Monsalve Moreno en Cuenca, dice que compra a Artepapel desde hace 10 años y que hay buena atención y cumplimiento.

La empresa tiene definidos su planes para futuro. “Queremos afianzar nuestra cadena de distribución, lograr que nuestros productos se consuman en cualquier parte del país y, sobre todo, que lleguen a los mismos precios”.

Asimismo, la empresa busca afianzarse aún más en el tema ecológico, que ha sido uno de sus ejes básicos. Mora explica que buscan más certificaciones ecológicas, “que le den al cliente final más confianza con lo que nosotros estamos haciendo”.

Artepapel tiene planes de expansión a otros países de Sudamérica. Esto dependerá de cómo se vaya desarrollando la marca. No tiene proyecciones de abrir más oficinas en el país, porque se apoya en un cadena de distribuidoras a escala nacional.