Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Esta pareja funde sus ideas en finas joyas a la medida del cliente

Karina López recuerda que hace dos años, Jorge Jaramillo le pidió que fuera su esposa y le entregó un anillo de oro blanco, de 18 kilates. Antes de que esto suceda, Jaramillo le solicitó a Aldo Guayasamín, diseñador de joyas, que elabore una pieza para esa ocasión.

A partir de ese hecho, este matrimonio se convirtió en cliente de Aldo Guayasamín Diseños y Joyas, un emprendimiento que lleva siete años en el mercado.

Guayasamín comenta que combinar y fundir metales es su pasión y oficio. Por medio de esta actividad, él manufactura aretes, collares, pulseras, anillos portarretrato..., en materiales como plata, oro, cobre, bronce, latón, entre otros.

Este quiteño de 27 años instaló su taller en su casa ubicada en Nayón (nororiente de Quito); su nombre y apellido se convirtieron en la marca para comercializar sus creaciones plasmadas en joyas. El emprendimiento lo inició en 2005, junto a su esposa y socia Soledad Velasco.

Pero el origen de este negocio se remonta cuando Guayasamín tenía 18 años de edad y decidió viajar por Latinoamérica. Su objetivo, como él mismo lo indica, fue “encontrarse consigo mismo”.

Luego de su travesía por la región llegó a Guaraparí, estado de Espíritu Santo en Brasil, en 2002. Ahí aprendió la orfebrería. Esta actividad le ayudó a permanecer en esa nación durante unos tres años.

De regresó al país, en 2005, conoció a su esposa, quien estudió en España un curso de repujado en metales (una rama de la orfebrería). En esa época juntos invirtieron aproximadamente USD 7 000; con este monto compraron herramientas y materia prima. Ahora tienen una facturación mensual entre USD 650 y 850.

Guayasamín comenta que decidieron crear la marca con su apellido, debido al reconocimiento que este tiene en la sociedad ecuatoriana. Él define su público como hombres y mujeres entre los 22 y 70 años, de clases media y media alta.

La realización de las joyas le puede tomar desde unas cuatro horas, en casos de piezas básicas; o inclusive, seis días para diseños complejos. El proceso conlleva trabajar en aleaciones de metales, realizar diseños, incrustar piedras preciosas, etc.

Los precios de las obras varían de acuerdo con el metal con el que las elabora. Se ubican entre los USD 15, si es de latón, por ejemplo; hasta pueden costar 1 800, cuando son de oro blanco, con diamantes que se importan desde Rusia.

Liliana Hallo, diseñadora de interiores, cuenta que encontró a Aldo Guayasamín Diseños y Joyas en la feria Alaja, que se realizó hace tres semanas en el Centro de Arte Contemporáneo, en Quito. Ella destaca la diversidad de modelos. En esa ocasión compró unos aretes y anillos de plata que le costaron unos USD 70.

Mientras que Bernarda Pérez, consultora para un organismo internacional, realizó un pedido de manufacturación de un anillo en oro blanco. Pérez sostiene que le brindaron asesoría completa y que quedó satisfecha con el trabajo final. Por la joya pagó unos USD 800.