Javier Wong y Óscar Salazar muestran los equipos fabricados en el país que instalan en parques y conjuntos. Foto: María Isabel Valarezo / LÍDERES
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 29
No 1

Parque activo lleva el gimnasio al barrio

Llevan más de 300 equipos instalados en siete ciudades del país y sueñan con "diseñar y fabricar maquinaria industrial que nunca se ha manufacturado en el Ecuador". Javier Wong y Óscar Salazar, dos jóvenes ingenieros mecánicos quiteños, sacaron el gimnasio de los clubes privados y las membrecías para posicionarlos en los espacios públicos.

Parque Activo es la marca que ambos han contribuido a levantar desde el 2009, año en el que decidieron salir de la fábrica donde trabajaban y asociarse para levantar su propio emprendimiento.

La idea era promover la instalación de maquinaria de gimnasia fabricada en el Ecuador, en lugares públicos como parques, urbanizaciones y escuelas donde la gente pudiera hacer ejercicio gratis al igual que en las ciudades europeas.

Para hacer un parangón, Javier Wong indica que son la evolución de juegos como la 'escalera china', pero que buscan obtener movimiento y fuerza de las personas que los ocupan.

No hay peligro de lesiones, explica Óscar Salazar, debido a que las máquinas usan como obstáculo a superar, el propio peso de las personas.

Así, hasta el momento Parque Activo ha diseñado 20 modelos de equipos de gimnasia que se han traducido en 300 maquinarias instaladas en Cuenca, Guayaquil, Ambato, Azogues, Loja, Paute y Quito, donde paradójicamente sus ventas son menores y han tenido una mayor restricción para concursar. "La mayoría de equipos similares instalados en Quito son importados", sostiene Wong.

Aunque siempre fueron los equipos de gimnasia el producto estrella, en un inicio la empresa se dedicaba a todo tipo de manufacturas de acero, como puertas, cerramientos, ventanas y hasta puentes peatonales.

Sin embargo, comenzaron a posicionar las máquinas en parques y urbanizaciones y poco a poco lograron concretar más contratos, sobre todo con municipios que pedían la instalación de los equipos en lugares públicos.

Por ello, el año pasado se dedicaron exclusivamente a instalar equipos de gimnasia. El crecimiento de la empresa ha sido significativo, desde el 2009 han doblado su facturación cada año hasta llegar a los USD 200 000 en el 2013.

Los colaboradores a su cargo pasaron de dos a 20 y actualmente tienen más de 100 proveedores.

Los equipos no requieren de un mantenimiento continuo ni que se les añada aceite en las articulaciones. Soportan además lluvias y granizadas, al igual que temperaturas altas. Uno de los aparatos más populares es la caminadora que demanda el movimiento continuo de las piernas del usuario, de adelante hacia atrás. Aunque no requiere de tanta fuerza es un muy buen ejercicio cardiovascular, indica Salazar.

Otro modelo altamente demandado es el remo que simula el ejercicio que la persona realiza cuando está remando un bote. Este equipo sí exige mayor fuerza del usuario, pero siempre proporcional a su peso.

En la Ciudadela del Ejército al sur de Quito, Alexandra Vaca utiliza estos equipos e indica que son "excelente ejercicio tanto en la mañana como en las noches".

Según Salazar, los socios calculan que alrededor de 300 000 personas usan continuamente los equipos en el país. Su sueño es llegar a diseñar y fabricar maquinaria industrial en el Ecuador.