Fotoilustración de Ingimage

Empresas públicas y privadas logran identificar talentos potenciales que les pueden ser útiles en su organización. Foto: Fotoilustración de Ingimage

Redacción quito (I)  
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 0

¿Cuál es el período ideal para la pasantía?

3 de abril de 2016 15:43

Familiarizarse con el entorno laboral es el objetivo fundamental de los programas de pasantías. En él, el o la estudiante universitaria adquiere conocimientos sobre la carrera de especialización.

En Ecuador, en marzo pasado, se aprobó una nueva reforma a la Ley de pasantías. En este cuerpo legal se establece que las prácticas preprofesionales pueden durar máximo seis meses. Pero, ¿este es el tiempo ideal para que un practicante pueda adquirir todo el conocimiento necesario en su área de especialización?

Según Cristhian Lascano, gerente de Consultoría Hunter&Hunter, las pasantías sí debieran durar seis meses. Esto, porque así el pasante puede interiorizar el proceso que está ejecutando y convertirá esta experiencia en un verdadero aporte a su formación profesional en su carrera.

Hablar de un tiempo ideal puede llegar a ser subjetivo, y además hay que tener en cuenta el área o especialidad del estudiante, dice el experto: “No es lo mismo ser un estudiante de Ingeniería en Sistemas, Mecatrónica, Industrial, Médico o Administrativo”.

Por eso, es importante que algunos programas de pasantías debieran desarrollarse en un período más extenso, con la consigna de lograr objetivos más importantes para el estudiante.
Por ejemplo, un programa de pasantías en contabilidad sí pudiera ser efectivo para seis meses, porque en los primeros 60 días se pueden aprender todos los procesos administrativos, para luego ir perfeccionándolos. Mientras que para un técnico industrial, civil, electrónico o de sistemas el período de aprendizaje es diferente, ya que en estas carreras existen distintos proyectos y realidades.

Además, se debe considerar que mientras más dura es la pasantía, menos aprendiz se vuelve el practicante. Y las empresas tanto públicas como privadas logran identificar talentos potenciales que les pueden ser útiles en el momento de incorporarlos como empleados fijos.

María Isabel Arroyo, gerenta de Talento Humano en la empresa especializada Gestor, señala que la universidad proporciona lo conocimientos teóricos pero aterrizarlos a la realidad empresarial, casi siempre es diferente.

Por eso, dice, es necesario apoyar al alumno en la transición de su vida académica a la profesional con programas de pasantías que refuercen sus competencias necesarias para la vida laboral. Para esto es importante identificar las necesidades que la empresa quiera desarrollar con estos programas.

Para Eddy Troya, gerente general de Human Plus, en cambio, las pasantías debieran durar mínimo un año. Esto, porque así se puede establecer un balance en la evolución del estudiante: “En los seis primeros meses se adaptará a los procesos administrativos y tendrá la oportunidad de aprender de sus errores. Y en los seis meses posteriores el pasante podrá aportar con valor agregado a su área en la que está”, señala el especialista.

Otro aspecto transcendental de las pasantías tiene que ver con las cualidades que se fortalecen en el estudiante. En esto, Troya manifiesta que el relacionamiento con colegas y conocer la realidad del negocio, ayudan a que el pasante adquiera una madurez profesional que se replicará cuando obtenga su primer empleo formal.

Lo contraproducente para la formación de un pasante, en cambio, podría ser cuando una organización no tenga políticas claras de este tipo de programas. La desorganización lleva a contratar pasantes para que realicen tareas y esfuerzos que no están en su área de especialización, como archivar carpetas, depurar bases de datos, actualización de información. Lo que no genera valor para ambos actores menciona Troya.

Por eso, es importante que las empresas definan la solvencia económica para sostener estos programas, además de buscar estudiantes que puedan ser necesarios en alguna área específica.

En otros países, existe amplia gama de programas de pasantías. En Uruguay, por ejemplo, van desde las 240 horas, en Brasil consideran tiempos de seis meses.
En Alemania entre dos y cuatro meses, en Estados Unidos desde tres meses hasta seis meses e incluso de un año. En cambio, las empresas multinacionales consideran períodos de seis meses prorrogables hasta un año dependiendo de las necesidades.

Más allá de su duración, será importante para cualquier profesional en formación, que el período de entrenamiento y de práctica son fundamentales. Por eso es necesario dar continuidad a este tipo de programas de pasantías.

Y en esto, el rol de las universidades es fundamental, ya que estas son las más interesadas en desarrollar de mejor manera a sus profesionales para convertirlos en verdaderos cuadros ganadores en el campo profesional. Por eso es importante tener una coordinación directa entre la academia y el sector empresarial.