Santiago Realpe, Ana, Paulina y Mauricio Zurita son socios en el restaurante Patas Arriba. Este negocio familiar ofrece cuatro preparaciones para el cangrejo y otra diversidad en mariscos. Foto: Julio Estrella/ LÍDERES.

Santiago Realpe, Ana, Paulina y Mauricio Zurita son socios en el restaurante Patas Arriba. Este negocio familiar ofrece cuatro preparaciones para el cangrejo y otra diversidad en mariscos. Foto: Julio Estrella/ LÍDERES.

Sofía Ramírez (I)  [email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 39
No 6

La receta familiar busca posicionar al cangrejo en Quito

27 de diciembre de 2015 14:37

‘Cangrejómano Realpe” es el seudónimo de Santiago Realpe en Twitter. Adoptó este nombre para que lo conozcan como un especialista en cangrejos. Esto fue parte de su estrategia para posicionar el restaurante temático Patas Arriba.

Se trata de un emprendimiento familiar que lo ideó junto a su esposa Ana Maribel Zurita, y sus cuñados Paulina y Mauricio Zurita. Este restaurante se inauguró en noviembre pasado, y está ubicado en la entrada al valle de Los Chillos, en el suroriente de Quito.

Con un diseño atípico que los diferencia de las llamadas cebicherías, por su infraestructura con madera similar a los barcos y puertos, Patas Arriba ofrece cuatro tipos de preparación en los cangrejos, además de mariscos acompañados de verde y maduro.

La atención al cliente es el valor agregado de este establecimiento que se implementó con dos objetivos: despuntar la actividad comercial en el valle de Los Chillos, que en agosto pasado tuvo una recaída debido al comportamiento eruptivo del Cotopaxi, y enseñar la cultura de comer cangrejos en la capital ecuatoriana.

La sal quiteña que caracteriza a Santiago Realpe, copropietario del negocio es una de las insignias de Patas Arriba. Esta cualidad es primordial en la atención al cliente de este emprendimiento.

La historia de Patas Arriba nació por la tradicional receta para preparar el cangrejo criollo hace 60 años, en la familia de Ana Zurita, administradora del local y esposa de Realpe. “La familia de mi esposa siempre ha preparado los cangrejos. Por eso, desde hace unos cuatro años, en la cena de Navidad y Año Nuevo, en lugar de pavo comemos cangrejo”.

Desde finales del año pasado, tanto Realpe, quien es el jefe de Atención al Cliente en la empresa de alimentos Moderna, y Ana Zurita, analista financiera en la Corporación Nacional de Telecomunicaciones, ya maquinaban la idea de ponerse este local.

Para esto, adecuaron las bodegas de su propiedad, donde ahora es Patas Arriba. El concepto es que los platillos sean gourmet, pero a la vez la porción sea contundente, dice Santiago Realpe mientras atiende a dos mesas que reservaron un espacio para festejar las cenas corporativas por Navidad y Año Nuevo.

En cuanto a la receta familiar del cangrejo criollo, el emprendedor menciona que es un secreto. Sin embargo, lo presentan a los usuarios en cuatro variedades: cangrejo criollo, al ajillo, encocado y a la brava, es decir, picante. A esto integraron, tostones o patacones con mariscos, maduros y cebiches. Para esto, en la cocina perfeccionaron toda clase de salsas para acompañar a los mariscos.

Yolanda Sosa, comerciante de cangrejos en el mercado América, localizado junto al colegio Mejía en el centro de Quito, se convirtió en la proveedora principal de estos crustáceos. Ella le entrega cuatro planchas de 52 cangrejos especiales cada una. Estos se caracterizan por tener las tenazas o patas gordas, dice la vendedora.

Con la materia prima y un restaurante con capacidad de 48 personas, también se empezó a jugar con el diseño en el logo.

Este trabajo lo realizó Fabián Realpe, fotógrafo ‘freelance’, diseñador gráfico y hermano del “cangrejómano”. Él explica que para diseñar la imagen principal, buscó formas redondas, porque apelan a la confianza en el consumidor. Pero lo que más destaca de este trabajo es que Fabián dibujó los ojos de su hermano, para ponerle un toque personal al logo.

Luego y a través de redes sociales, los cuatro socios realizaron encuestas para encontrar el nombre ideal para el establecimiento: “Patas Arriba es un nombre que no solo habla de cangrejos, sino de otro tipo de mariscos”, expresa.

Para el 2016, la estrategia de expansión de este emprendimiento se centrará principalmente en fortalecer el servicio y la atención al cliente. Además, en el corto plazo, dicen sus promotores, tienen el objetivo de estandarizar todos los platos de su menú y sacar dos sabores más para el cangrejo.

Santiago Realpe comenta que implementarán desayunos y están en conversaciones con varios ‘box’ o gimnasios de crossfit para preparar platos saludables.