Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Patricia León gira entre el aroma del cacao y las artes

Cuando se le pregunta a la guayaquileña Patricia León a qué edad se vinculó con el mundo del cacao, ella sonríe y contesta: “Abrí los ojos y lo conocí de inmediato”. Dice no tener memoria de olores citadinos. “Mi vida toda tiene que ver con los olores del campo, especialmente con el del cacao”.

Es esta pasión por la ‘pepa de oro’ la que la llevó a emprender en un proyecto para recuperar la cultura de este fruto. Se trata de Ciudad Cacau, un espacio donde, previa cita, pueden asistir las personas a degustar cacao en grano o como ingrediente principal, en preparaciones como chocolates artesanales, fríos y calientes.

En ese sitio, ubicado en la avenida 9 de Octubre, en el centro de Guayaquil, es donde León comparte su conocimiento sobre el cacao. Por ello, allí también se dictan talleres y se proyectan videos relacionados con el mundo del cacao. Además, sirve como un espacio para las actividades artísticas y culturales.

León ha realizado investigaciones sobre este fruto durante más de 20 años. Algunas de las más importantes las realizó en la Escuela Politécnica del Litoral (Espol), desde el 2004. Desde ese año trabajó en proyectos de responsabilidad social del bloque petrolero Espol-Ancón. Lo hizo hasta el 2011.

Como parte de su labor investigativa, visitó comunidades de la Costa ecuatoriana que se dedican a la producción de cacao. En la comunidad de Morrillo (Santa Elena), por ejemplo, aprendió junto con las mujeres nativas de la zona, a elaborar vasijas de cerámica que se utilizan para moler los granos del fruto.

Además, se relacionó con las comunidades y familias que se han dedicado a la producción a lo largo de las generaciones. “Una de mis intenciones es transmitir todos esos saberes a quienes visitan Ciudad Cacau”.

Jenny Orrala es una de las artesanas que elaboran vasijas en Morrillo. Ella recuerda a León como una persona muy alegre, que impulsó el trabajo en su comunidad. “Ayudó a que muchas mujeres se vinculen nuevamente a las artesanías y puedan generar una fuente de ingresos con ello. Fue un gran motor para que se desarrolle el emprendimiento en la zona”, menciona la artesana.

La emprendedora había heredado los conocimientos de su familia, originaria de la provincia de Los Ríos, que ha estado vinculada con el cultivo de cacao a lo largo de los años. Sin embargo, decidió profundizar más en estos saberes.

A medida que León conocía más del fruto, asegura, también crecía su necesidad de compartir el conocimiento con los demás. Fue así que en el 2004, junto con cuatro amigos, creó el Festival Theobrama Cacao Libertus.

El evento buscó vincular al público con el mundo del cacao, por medio de actividades artísticas y charlas. Se organizó nuevamente en el 2006, 2007 y 2009. “Mi idea es retomar el festival y motivar a más personas a emprender y crear productos con base en el cacao”.

Ese año, junto al mismo grupo de amigos, decidió elaborar una barra de chocolate producido con ‘cacao arriba’ del Ecuador. Al chocolate, que contiene un 75% de licor de cacao, le dieron el mismo nombre del festival. Para esto, fueron de total utilidad los conocimientos adquiridos a través de los años.

Desde entonces, León empezó a pensar en la idea de abrir un negocio; un lugar dedicado netamente al cacao, donde turistas y ecuatorianos puedan acceder libremente. Sin embargo, no tenía el capital necesario para hacerlo y no encontraba un lugar idóneo.

Siguió dedicada a su otra pasión: el arte. Desde adolescente, la emprendedora ha estado vinculada con el mundo artístico. Incluso, desarrolló la idea de usar la baba del cacao como uno los materiales para la elaboración de sus cuadros. Fue así que empezó a comercializar sus obras para obtener ingresos y poder emprender su negocio.

Así lo hizo y más tarde, conoció a Marcelo Cabrera, con quien se asoció para crear el proyecto que tanto anhelaba. De esa manera, en el 2011, juntaron los ahorros y sus ideas para crear Ciudad Cacau. Para ello eligieron un departamento en el centro de Guayaquil, que es también la vivienda de León.

Cabrera describe a la emprendedora como una mujer llena de energía, que ha investigado exhaustivamente el mundo del cacao. “Pocas personas conocen de este fruto y de su historia en el Ecuador tanto como ella”. Añade que lo mejor “es que siempre está dispuesta a dar su tiempo, para compartir lo aprendido con cualquier persona que se lo solicite”.

Una opinión similar la tiene Delia María Torres, gestora cultural del Archivo Histórico de Guayaquil. Ella conoció a León en uno de los trabajos de investigación de la artista. “Siempre colabora con nosotros, ya sea dictando talleres o brindando información de utilidad”.

Torres la describe como “una defensora de los saberes ancestrales”. Dice que León “se ha preocupado por rescatar y defender la tradición y cultura que gira en torno del cacao”. Torres, quien es además catedrática de Universidad del Pacífico, indica que ha tenido la oportunidad de llevar a sus alumnos al emprendimiento de León, para que conozcan más sobre la historia del país.

Otro de los trabajos de esta artista es la reciente creación de un exfoliante elaborado con base en manteca de cacao. Lo creó junto a Cabrera y lo comercializan en Ciudad Cacau. La idea, explica, es concienciar a la gente acerca de los beneficios de este producto.

Además de su faceta de investigadora y emprendedora, León nunca ha dejado de lado su parte artística. Ha realizado diversas exposiciones de pintura de manera individual como grupalmente.

Entre las más destacadas consta la titulada Amazonía, antes y después del plan tecno cumbia, que realizó en el año 2002 en la Alianza Francesa Guayaquil.

También se destaca la que realizó en la ciudad de Caracas (Venezuela) en el 2006, junto a otras dos pintoras ecuatorianas. Esta se denominó Mujeres Montubias, Mujeres de Campo. Allí tuvo la oportunidad de compartir sus conocimientos de las comunidades, a través de una muestra de pinturas.

Años más tarde, en el 2008, expuso en la exhibición colectiva rural de arte Ecoplayas Actores culturales, en la recuperación del ecosistema del cacao y elaborados. También lo hizo en el 2010, en el Museo Amantes de Sumpa (Santa Elena), en una recuperación de saberes de cerámica utilitaria.

Para León, lo más difícil ha sido poder continuar con su proyecto, a pesar de haber sufrido la rotura de un aneurisma cerebral en el 2010. Pese a eso ha seguido trabajando y abriendo las puertas de Ciudad Cacau a quien lo desee, para compartir ese energía y conocimiento que destacan en ella quienes la conocen.

Su vida académica y su gestión

  • Estudios. Se graduó de las carreras de Psicología y Educación (1979) en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil.
  • Consultoría. Desde 1994 colabora con el desarrollo de proyectos de la Espol.