Paul Polman

Paul Polman, CEO de Unilever. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Pedro Maldonado
(I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Paul Polman: 'Invertir en sostenibilidad es rentable'

3 de enero de 2016 15:41

Paul Polman, CEO de Unilever, es un convencido de las políticas de desarrollo
sostenible en las empresas
. Este ejecutivo, que trabaja con organismos internacionales, asegura que las grandes empresas pueden cambiar los hábitos del mercado para beneficiar al planeta.

Usted participó en la cumbre del clima COP21 en París. Allí se logró un acuerdo histórico del que se hablará por largo tiempo. Como CEO de Unilever y convencido de la lucha contra el cambio climático, ¿qué se puede esperar tras el acuerdo de París?

Las anteriores conferencias sobre el cambio climático fueron complicadas por lo difícil que resultaba que todos los países que asistían se pusieran de acuerdo, pero en París muchas cosas cambiaron. Hoy, con el precio del crudo bajo, producir energía verde es más barato que usar combustibles fósiles; además, la tecnología ha avanzado más rápido de lo que la gente piensa. La población toma nota de todo y sabe qué gobiernos y empresas son responsables. Los hombres de negocios toman ahora mayor iniciativa y descubrieron el imperativo económico de reducir costos e impactos en el ambiente. Hemos llegado a un ‘tipping point’, un punto de inflexión o de cambio.

Esto, ¿cómo se siente en las empresas e industrias?

En la industria de alimentos, por ejemplo, no habrá rentabilidad en 30 años si no se toman acciones ahora. Esto es una oportunidad enorme para que las empresas presenten productos nuevos al mercado, que atraigan al consumidor por ser amigables con el ambiente. Los políticos tienen miedo de atacar los temas de cambio climático, pero en el Consejo Internacional de la Comisión Global de Economía y Clima demostramos que si no atacamos el cambio climático no vamos a tener crecimiento económico ni empleo. China, por ejemplo, sufre altos niveles de polución y sus habitantes dicen que si no pueden respirar no pueden vivir ni trabajar. Los costos de no atacar el cambio climático serán más grandes con el tiempo.

¿Las empresas como Unilever y otras multinacionales cómo enfrentan esta compleja situación?

Si las empresas y los negocios no participan en esta lucha no podremos resolver el problema. Los gobiernos solos no pueden hacerlo, necesitan implementar leyes y estimular innovación, pero al final, la solución para frenar el cambio climático necesita venir del sector privado. Esto significa una oportunidad para el sector privado. Hoy, el 50% de la población mundial, es decir unos 3 500 millones de personas, vive en ciudades. En 40 años seremos 10 000 millones y el 70% se concentrará en ciudades. Esto significa que dentro de los próximos 40 años se necesitará construir el mismo número de ciudades que existen hoy; entonces, lo más importante es decidir cómo se van a construir esas nuevas ciudades, para ver cómo viviremos en el futuro; de lo contrario, habrá un serio problema. Las inversiones serán necesarias y allí el sector privado debe dar las soluciones.

¿Qué ejemplos se pueden mencionar como soluciones dadas por el sector privado?

Hoy tenemos los paneles solares, edificios sustentables con cemento que ‘aspira’ el CO2 del ambiente. Todo esto es parte de las nuevas ciudades a las que me refiero. Pero también cuentan el uso de la energía, el desarrollo de agricultura sostenible y la protección de bosques y selvas, como los de la Amazonía o de Indonesia. Si no protegemos esos pulmones del planeta no lograremos nada.

Todo esto requiere liderazgo de los CEO de las empresas. ¿Hay una nueva generación de CEO que ya piensa en estos desafíos que combinan negocios y ambiente?

Hay millones de empresas y de gobiernos que son responsables y otros que no lo son. Pero yo he visto un cambio enorme en París y en otros encuentros por frenar el cambio climático. En París, por ejemplo, encontramos a muchas empresas preguntando por bonos de carbono y su precio. Conozco sobre más de mil grandes empresas multinacionales que ya tienen planes para reducir su emisión de carbono, pensando en las metas de la COP 21 de París para limitar el aumento de la temperatura del planeta. Todo esto demuestra que en la actualidad existe más interés que antes entre los altos mandos de las empresas.

Pensar en cuidar el ambiente ya es un desafío. A ese se suma el hecho de sacar adelante un negocio. En su experiencia, ¿cómo se logra eso?

Es un reto y un problema de largo plazo. La gente piensa que solos no pueden hacer una diferencia por ser el cambio climático un tema tan grande y complejo. No solo es cambio de temperatura, también abarca el uso de energía, agua, alimentos, etc. Por eso es complejo y difícil de explicar a la gente. Además, los tiempos son más cortos para empresas y gobiernos y es difícil trabajar a largo plazo. Hay que ver que el cambio climático es un problema. Empresas grandes de un mismo sector, como bebidas por ejemplo, trabajamos e innovamos en los refrigeradores que ahorran el consumo de energía. En esta tarea se necesita implicar a otros competidores, a otras empresas. Hay que acordar entre todas las industrias, para trabajar por el planeta.

Todo este movimiento lo lideran las grandes compañías con operaciones globales. ¿Cómo podrán seguir ese camino las empresas locales en los distintos países en desarrollo?


Se necesita de las grandes empresas para alcanzar el ‘tipping point’. Las grandes firmas tienen la capacidad de cambiar el mercado, porque cada compañía global trabaja con miles de proveedores que son parte de la cadena de valor. En Unilever, con nuestra filosofía o estrategia de trabajo, implicamos a todos los proveedores directamente y a miles de manera indirecta. Lo importante es que cada negocio puede contribuir con acciones por el ambiente. Cada empresa, grande o pequeña, puede marcar la diferencia.

¿Cómo participa el consumidor en este proceso?

El consumidor dice que lo que hacen las empresas por el ambiente es importante, pero no está dispuesto a pagar más. Entonces, si la empresa analiza al consumidor puede encontrar que sí le interesan los productos de calidad, amigables con el ambiente y socialmente responsables. La gente se fija en eso ahora, porque es una manera responsable de operar.

¿Los consumidores más jóvenes son más críticos?

La mayoría de ‘millennials’ no quiere trabajar en grandes empresa. Pero del grupo que sí quiere, el 30% se fija en empresas responsables con el planeta. Ellos son parte del grupo de consumidores que se fijan en responsabilidad, precios y calidad. En EE.UU., por citar un ejemplo, los productos orgánicos crecen muy rápidamente, impulsados por la demanda de estos nuevos consumidores.

Pero todo esto requiere de inversiones...

Hay estudios que muestran que las empresas que invierten en sostenibilidad de largo plazo obtienen mejor rendimiento. Las empresas que manejan bonos de carbono obtienen capital de bajo costo. Internalizar estos temas en el modelo de negocio es un valor agregado para una empresa.

Hoja de vida

Su cargo. 
Es el CEO de Unilever desde enero del 2009. Desde su cargo promueve el desarrollo sostenible y la economía verde.

Otras responsabilidades. 
También ocupó altos puestos ejecutivos en Nestlé y Procter & Gamble, entre el 2001 y el 2008.

Su línea ambiental. Presidente del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible; integrante de la Junta del Pacto Mundial de la ONU y copresidente del Comité de Sostenibilidad del Foro de Bienes de Consumo. Estuvo en Quito el pasado 28 de diciembre.