placeholder
Esta quiteña es consultora del Banco Mundial y fundadora de la plataforma Global Ecuadorian Hub. El aprendizaje marca su trayectoria profesional. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Esta quiteña es consultora del Banco Mundial y fundadora de la plataforma Global Ecuadorian Hub. El aprendizaje marca su trayectoria profesional. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Belén Sánchez usa todo lo que sabe para apoyar al innovador

29 de enero de 2018 13:26

Que una niña de siete años deba abandonar su clase porque sus papás no han pagado las pensiones puede ser una experiencia traumática. Pero en el caso de Belén Sánchez, esta vivencia le permitió valorar la educación y las oportunidades.

El episodio ocurrió cuando esta quiteña tenía siete años de edad y la situación económica del país había golpeado a su familia. Sánchez recuerda los detalles de ese día. “Era la clase de matemáticas y salí del aula en medio del murmullo de mis compañeras”.

Esa experiencia fortaleció a la niña que con el tiempo se convirtió en una exitosa profesional. Sánchez tiene estudios en Alemania y EE.UU. En Ecuador ha colaborado en los sectores público y privado. Hoy esta ecuatoriana reside en Washington D.C., donde se desempeña como consultora del Banco Mundial en temas de comercio y competitividad.

Además, el año pasado lanzó la plataforma Global Ecuadorian Hub en la que difunde el trabajo de ecuatorianos que destacan en campos como la biomecánica, hasta el turismo, pasando por la innovación social.

En los inicios de su trayectoria profesional, esta aficionada a la capoeira, la danza aérea y la meditación se ilusionó con el comercio justo a tal punto que viajó de mochilera por el Ecuador intentando trabajar con pequeñas comunidades. “Golpeaba puertas, pero pocas se abrieron”.

Una de los espacios en los que tuvo respuesta fue el Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio (FEPP), en el 2006. Esta organización le permitió trabajar en la capacitación de un grupo de mujeres caranquis, en la comunidad de San Clemente, en las faldas del monte Imbabura. “Allí me di cuenta de lo importante de entender la base social. Eso fue trascendente para los proyectos de desarrollo en los que trabajé después dentro y fuera del país”.

Tras esa experiencia partió a Alemania para estudiar. La idea del comercio justo seguía en su mente y al retornar de Europa, en el 2010, viajó a Honduras para trabajar con la agencia de Cooperación Alemana. Regresó a Ecuador y tenía la idea de una empresa de moda étnica; empezó a trabajar en el Ministerio Coordinador de la Producción donde fue gerenta de InnovaEcuador.

Nathalie Cely, entonces ministra coordinadora de la Producción, la recuerda por su curiosidad, su inteligencia, su carácter fuerte y por ser muy trabajadora. “Sus virtudes se enfatizan gracias a su sencillez y a su historia de vida donde en cada espacio ocupado ha sabido dejar lo mejor”.

En el Ministerio, Sánchez trabajó con Camilo Pinzón, quien se desempeñaba como subsecretario de Desarrollo Empresarial. Él la describe como una joven entusiasta, responsable y muy técnica. “Belén nos ayudó a desarrollar instrumentos para gestionar la innovación en el sector público”.

Pinzón también cuenta que luego de salir del Ministerio, junto con Sánchez y otros profesionales idearon lo que hoy es la Corporación para el Emprendimiento e Innovación del Ecuador, que maneja la Alianza para el Emprendimiento y la Innovación (AEI).

Esas experiencias fueron marcando el camino de esta mujer casada con un danés-estadounidense, a quien conoció en las redes sociales, que también trabaja en temas de desarrollo.

Al interés que tiene Sánchez por apoyar a emprendedores e innovadores se suman las ganas de estudiar y actualizar sus conocimientos. El título más reciente lo obtuvo en Harvard, donde terminó una maestría en administración pública, en el 2017.

Andrés Zurita, director ejecutivo de la AEI, conoce a Sánchez desde las aulas universitarias. “Belén siempre fue una líder, enfocada en la excelencia. Sus estudios en el exterior consolidaron su disciplina y perfeccionismo”.

Uno de los mayores aportes, según Zurita, estuvo en abrir campo para buscar inversión para el emprendimiento y la innovación en Ecuador. “Es de esas mujeres que muestran que con esfuerzo se logra la igualdad de oportunidades”.

Como consultora del Banco Mundial, esta ecuatoriana está enfocada en dos proyectos. Uno implica la revisión del gasto público en ciencia, tecnología e innovación en Colombia. El segundo proyecto está en Sri Lanka y trata sobre el diseño de un centro de innovación climática.

En medio de sus tareas, Sánchez se da tiempo para meditar una hora al día. Su trabajo se cumple, a veces de manera remota y en ocasiones en las oficinas del Banco Mundial. “No tengo una rutina establecida”. Y su segunda tarea es la generación de podcast para la plataforma que va ganando seguidores en EE.UU.