David Armendáriz

David Armendáriz recibió un galardón de la Asociación Latino­ame­ricana de Publicidad. Foto: Alfredo Lagla / LÍDERES

Pedro Maldonado
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 1

En Brasil se premió la carrera de este publicista

12 de July de 2015 16:06

A los 17 años, David Armendáriz diseñó su primer logotipo. Entre los 25 y los 35 empezó a sumar experiencia dentro y fuera del país y hoy, a los 44, tiene cerca de 80 premios como publicista, tanto en Ecuador como en Argentina, Brasil, México y Panamá.

El galardón más reciente que obtuvo fue en el Festival de Gramados, en Brasil. En junio pasado, Armendáriz viajó a ese festival para participar como jurado y conferencista. Él sabía que estaba nominado por la Asociación Latinoamericana de Publicidad para recibir un galardón por su carrera.

Una vez en el encuentro regional, recibió el premio conocido como Gallo de Oro. Este homenaje reconoce, según la página web del festival, la conducta profesional y la contribución efectuada para el desarrollo de la publicidad en América Latina.

Tras recibir el premio, participó en la conferencia Publicidad constructora de emociones. Este creativo cuenta lo vivido en Brasil con una mezcla de emoción y tranquilidad, desde la sede de la agencia TBWA Ecuador, ubicada en el norte de Quito.

Armendáriz, casado, padre de dos hijos y aficionado confeso a las motocicletas, es socio de esta agencia que tiene sus oficinas principales en Francia y EE.UU. Su relación con TBWA Ecuador surgió en el 2009 y se ha consolidado desde entonces. “Es una agencia transcontinental, que basa su crecimiento en creatividad y estrategia. Tiene una metodología muy clara: la disrupción”.

Antes de su llegada, TBWA Ecuador estuvo en manos de una familia ecuatoriana. La relación terminó, la marca quedó en reposo y se ofertó dentro del mundo publicitario ecuatoriano. Allí, Armendáriz vio una oportunidad para dar un paso más en su carrera. “Hice una propuesta como profesional independiente y competí contra grandes agencias de publicidad. A los representantes de la marca les agradó mi plan y me hicieron socio”.

Este publicista, quien trota una hora todas las mañanas antes de ir a su sitio de trabajo, comenta que siempre le interesó el mundo audiovisual. Cuenta que desde niño soñaba con hacer películas y gracias a la influencia de sus padres fue incursionando en la lectura y en los relatos. Por eso, a la publicidad la define como una forma de mostrar la realidad.

El logotipo que creó cuando estaba recién graduado del colegio lo hizo para una empresa de textiles que funcionaba en Quito. Luego se involucró con la empresa, en la que hizo de todo, desde servir café hasta limpiar la oficina.

Al mismo tiempo, empezó a estudiar Publicidad en la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE). Y a los 19 años se conectó con JTP, una agencia de publicidad en la que entró como pasante y donde luego fue redactor. Armendáriz recuerda esa etapa de su vida como un aprendizaje.

Esos fueron los inicios de una carrera que lo ha llevado por agencias como Young & Rubicam y Ogilvy, en donde ocupó cargos como redactor, director de arte o director creativo. Con el tiempo, se ganó la confianza de los clientes y empezó a recibir premios.

Entre los clientes con los que ha trabajado está Corporación Azende, en Cuenca. Paulina Dávalos, jefe de Comunicación y Marca, lo conoce desde el 2000 y lo describe como una persona creativa, arriesgada e innovadora. “Era impulsivo y ahora lo veo más estratégico, lo que le permite construir campañas muy recordadas”.

Mauricio Cuevas, director general creativo de la agencia de publicidad Loop Group, lo conoce desde el 2003. Este argentino recuerda que ese año viajó a la entrega de los premios de publicidad Cóndor de Oro, en Salinas. “Me encontré con un personaje con el pelo teñido de rubio y lentes de contacto, que hizo las veces de Diva durante todo el fin de semana que duró el evento. Lo interesante no fue su ‘look’ o su extravagancia sino que subió varias veces a retirar distintas estatuillas que premiaban su trabajo”.

Cuevas recuerda que luego se conocieron por temas profesionales y la imagen de una persona transgresora y trabajadora se confirmó. “Es un creativo nato, que hace las cosas sin seguir esquemas. Hoy, David -junto con su agencia- es de las pocas bocanadas de aire fresco que tiene esta complicada profesión”.

Entre sus trabajos más recientes está una campaña para la UTE. Cecilia Céspedes, directora de Relaciones Públicas del establecimiento, recuerda que en el 2013 Armendáriz desarrolló una campaña de pertenencia del centro de estudios. Ella lo describe como “un profesional muy sociable, creativo, amable y responsable”.

¿Tiene Armendáriz alguna receta? “Pensar en que sí existen oportunidades y aprovecharlas”.

HOJA DE VIDA

Formación. Cursó publicidad en la Universidad Tecnológica Equinoccial.

Especialización. 
Estudió Televisión y Publicidad en Cuba y en Colombia.

Experiencia
. Participó como jurado de festivales internacionales, como el Ojo de Iberoamérica, en Argentina, y Gramados, en Brasil; suma unos 80 reconocimientos dentro y fuera del país.

Cerca de 50 colaboradores son su apoyo

David Armendáriz está al frente de la agencia de publicidad TBWA Ecuador desde el 2009. Este creativo reconoce que manejar la marca fue un reto muy grande. “Tuve que usar todas mis habilidades y reconocer mis debilidades. En lo administrativo y financiero, por ejemplo, me apoyé y rodeé de la mejor gente”.

En la actualidad, la agencia tiene cerca de 50 colaboradores directos. La base de operaciones está ubicada en el norte de Quito, en los alrededores del parque Metropolitano Guangüiltagua. “Consolidar el equipo me tomó al menos dos años y medio; armar el grupo con el que uno trabaja a diario es un camino que no termina”.

Los ingresos de la agencia crecen, según este ejecutivo, a un ritmo anual de un 20%. TBWA Ecuador maneja una cartera de cuentas de empresas privadas y de entidades estatales. Cerca del 70% son firmas privadas.

En los años que maneja la agencia, Armendáriz ha visto muy de cerca los cambios en el mundo de la publicidad. Hoy, los canales digitales y las redes sociales son importantes y las agencias mutamos hacia ellos, dice este publicista, aunque señala que cerca del 80% de los ingresos que tiene la agencia, hoy en día, proviene de los medios tradicionales. “Pero esa realidad está cambiando. No hay una sola persona que no hable de campañas o anuncios en espacios virtuales como YouTube, Instagram, Vine...”.

Este publicista con más de 20 años de experiencia considera que la presencia de las marcas en las redes sociales es un desafío que hay que enfrentar. “Me parece acertado que la gente dé un voto de confianza o critique a través de redes sociales”.