placeholder
Agua por la Vida es uno de los proyectos que abanderó Arca Continental para el cuidado del agua. Foto: cortesía: The Nature Conservancy

Agua por la Vida es uno de los proyectos que abanderó Arca Continental para el cuidado del agua. Foto: cortesía: The Nature Conservancy

Cuatro pilares son el eje de su programa de sostenibilidad

2 de mayo de 2017 15:19

Cuatro pilares sostienen a la empresa Arca Continental en materia de responsabilidad social: el bienestar de los empleados, los recursos renovables, la ayuda y las mujeres como elemento fundamental del negocio.

Arca Continental (Coca-Cola) apostó a un modelo de responsabilidad basado en la sustentabilidad y sostenibilidad. Guillermo Aponte, director general de Arca Continental Suramérica desde octubre 2014, considera que el concepto y el trabajo de responsabilidad evoluciona con el tiempo.

Con el objetivo de apoyar el bienestar, la empresa diseñó el programa Agua para el Futuro. Este proyecto consiste en unir a las comunidades, fondos de agua y entidades multilaterales para la protección de cuencas de agua. Se involucra, además, a los trabajadores de la empresa con la siembra de árboles y capacitaciones a las comunidades.

En Ecuador el programa se cumple en Cuenca, Isidro Ayora, Quito, Loja, Machachi, Daule, etc. Allí se vincularon la empresa y las comunidades para cuidar el agua desde el 2015 hasta el mes anterior.

En este proyecto, la firma se asoció con 675 familias de forma directa. Si las cuencas de agua están en buen estado se puede beneficiar a unas 300 000 personas, según la empresa.

El trabajo social se amplió el año pasado, tras el terremoto que afectó a Manabí y Esmeraldas. La firma movilizó a su personal para la elaboración de kits con vituallas y demás. Así nació la Caravana de la Esperanza, que fue una iniciativa, en la que se llevó vituallas a los afectados de las localidades costeras.

Una de las voluntarias fue Alexandra Chamba, quien es gerenta legal de Asuntos Corporativos de Arca Continental. Ella colaboró con iniciativas como la elaboración de las cajas de las donaciones para las personas de la Costa. Lo hizo desde la capital.
Además, gestionó la llegada de una planta de potabilización de agua para las zonas afectadas.

La maquinaria vino desde su filial en Colombia. “El voluntariado implica incluir a la familia y compartir el tiempo entre la familia y las actividades de voluntariado”, señala Chamba.
Otra de las iniciativas de responsabilidad social que abanderó la empresa es la construcción de casas para los colaboradores de la empresa que resultaron afectados tras el terremoto del 16 de abril del 2016.

Darwin Cobeñas es padre de tres niños (dos niños y una niña) y vive junto con su esposa. Él colabora con la empresa como agente de ventas y el terremoto afectó su casa. Tras un año de arrendar casa y de vivir en una vivienda de caña elaborada por ellos, está a punto de recibir su vivienda.

Él no esconde la emoción y el agradecimiento, ya que en los próximos días tendrá nuevamente un techo para su familia. “Agradezco a la empresa por la preocupación y por darnos un nuevo espacio para vivir”.

Otro de los proyectos que levantó Arca Continental es Empodérate: Tenderos Empresarios, que se implementó entre octubre del 2016 y enero de este año.

Un total de 1 000 tenderos (500 de Quito y 500 de Guayaquil) obtuvieron una especie de título de calidad en atención y más. La importancia de este proyecto es que por ser la tienda un factor importante para la economía del país, es necesario que se capacite a este segmento de la población, que es el centro de todos los barrios del país.

“Un 70 y 80% de los tenderos son mujeres, por lo que queremos apoyarles en el proceso de mejoras”, explica Aponte.