Redac. Quito y Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 34
No 20

Los pilares que sostienen el PIB de los ecuatorianos

Cuando una autoridad señala, al cierre de un período, que la economía creció determinado porcentaje, eso puede sonar confuso. Más aún si en lugar de crecimiento de la economía se utiliza el término Producto Interno Bruto (PIB). Ahí sí, puede ser inentendible.

Pero, pasado el primer susto, detrás del famoso PIB (o PBI, en otros países), solo se esconde una simple suma de todos los bienes y servicios producidos dentro del territorio nacional a lo largo de un año. Eso sí, esta sumatoria se refiere únicamente al valor de los bienes finales; es decir, no se incluyen materias primas u otros bienes que se utilizan para producirlos.

Entonces, según explica el economista Francisco Arias, en el Banco Central se aglutinan, en las cuentas nacionales, los distintos sectores productivos que van alimentando al PIB. "Según el tipo de economía, unos sectores tienen más peso que otros. En el caso ecuatoriano, se puede ver cómo los ingresos del sector petrolero sostienen esta evolución. A medida que el PIB crece, las necesidades para sostenerlo también".

Un estudio de Luis Luna para el Colegio de Economistas de Pichincha, en el 2011, dibuja un escenario en el que Ecuador pudiera llegar a tener un PIB de USD 63 000 millones en dólares constantes hasta el 2020. "Constantes quiere decir comparables entre diversos años, sin que afecte la inflación posible en cada uno de ellos".

Esta meta, según el analista, significa realizar un enorme esfuerzo para el país, que implicaría más que duplicar la cifra alcanzada en 180 años de vida independiente, a una tasa anual de crecimiento del 10%. "¿Será eso posible? Hay que intentarlo. China ha crecido a un promedio cercano al 10% anual por años y a veces ha sobrepasado esa cifra, teniendo como tiene que alimentar a 1 350 millones de bocas y satisfacer necesidades de bienes y servicios en cantidades astronómicas. India y Brasil han crecido también a tasas galopantes y están saliendo del subdesarrollo".

En el caso ecuatoriano, según cifras del Banco Central, la tasa a la que se ha crecido en los últimos tres años promedia el 4%. Además, que para sostener ese crecimiento, el Gobierno se ha planteado cambiar la matriz productiva.

Según explica el analista económico Vicente Albornoz, para que una economía crezca es necesario realizar y atraer las inversiones necesarias, crear la infraestructura adecuada y que exista gente, empresas y países que estén dispuestos a comprar lo que se produce.

"Yo diría que el PIB actual del Ecuador sí refleja su realidad. Siempre, eso sí, se debe analizar el PIB real, no el nominal (que este año es de USD 90 000 milones). El primero no está influenciado por la inflación, entonces permite saber si el país produjo más bienes o servicios o si simplemente el crecimiento fue fruto de un aumento de precios".

Por ello es que, separando la incidencia petrolera y las actividades públicas, se puede dibujar un panorama de cómo los sectores privados aportan a que el PIB siga alimentándose, vía mayor producción. En este escenario, la construcción, que ha sido uno de los pilares del crecimiento del país en los últimos años, continúa siendo el de mayor incidencia dentro del aporte al PIB.

"Aunque en el último año se siente que la actividad de la construcción no crece a ritmos de años anteriores, aún sigue siendo importante. Pero creo que, en general, es algo que va también de la mano con el menor ritmo de crecimiento de la economía en su conjunto", señala el ingeniero Gonzalo Zurita.

Y la situación para el 2013, conforme las previsiones del Banco Central, parece tornarse aún más lenta, ya que se espera que la construcción crezca solo 6%.

Mientras que otros sectores, al menos este año, ocuparán lugares estelares en el sostén del motor económico. Entre ellos está el de la elaboración de aceites y grasa vegetal (crecerá al 11%), de bebidas (12%), muebles (10,9%), entre otros.

Sin embargo, en su conjunto, los sectores tradicionales continuarán siendo la columna vertebral de la economía.