placeholder
La producción  de piña es una de las fortalezas de Terra-Sol, firma que exporta a mercados internacionales. Sus plantaciones están en Santo Domingo y Los Ríos.  Fotos: Juan Carlos Pérez / LÍDERES

La producción de piña es una de las fortalezas de Terra-Sol, firma que exporta a mercados internacionales. Sus plantaciones están en Santo Domingo y Los Ríos. Fotos: Juan Carlos Pérez / LÍDERES

La piña es la estrella de esta firma

6 de junio de 2017 18:09

Lo que comenzó como un experimento para sacarle el máximo provecho a la cosecha de piñas se convirtió, años más tarde, en el eje principal de la empresa exportadora de productos agrícolas Terra-Sol.

Cody Evans, uno de los fundadores de esta firma, encontró la fórmula precisa para que esa fruta produzca todo el año y no solo las tres veces de su período habitual de productividad.
Eso fue posible cuando Evans descubrió que al colocar granos de carbono en la corona de la planta lograba que el fruto alcance un grado de producción continuo.

Corría el año 1961 cuando esta práctica empezó a ser rentable y fue entonces que los fundadores se dieron cuenta que podían ir más allá de producir para un mercado pequeño como el de Santo Domingo y sus zonas aledañas.

En este territorio y en ese año empezaron las primeras actividades de Terra-Sol, en la hacienda María Elena, ubicada en el kilómetro 18 de la vía Santo Domingo-Chone (Manabí).

Los primeros cultivos se plantaron en 200 hectáreas que marcaron el comienzo de esta firma que con los años se abrió nuevos espacios en mercados nacionales e internacionales.
Ese desarrollo además devino con su expansión, pues actualmente disponen de 4 300 hectáreas de cultivos en Santo Domingo de los Tsáchilas y Los Ríos.

En el portafolio de productos agrícolas que manejan están también la papaya, abacá, maracuyá, palma aceitera, jengibre, jackfruit, cúrcuma, entre otros.

Pero las exportaciones empezaron con la piña a principios de los 80. Entonces se enviaban cinco contenedores a la semana a Francia, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y Chile.

Estos destinos siguen como los principales puntos de desembarque de la producción de esta firma ecuatoriana.

Pero también fueron referentes para que la empresa se consolidara como una de las principales exportadoras de productos agrícolas, señala el gerente administrativo, Roberto Castillo.

Solo en el 2016 Terra-Sol colocó 2 millones de cajas de piña en el exterior, lo que representó el 41% del volumen total exportado por el país. Según balances de esta firma, sus exportaciones le representan al país ingresos por cerca de USD 70 millones al año.

En cambio, la facturación del año pasado de Terra-Sol bordeó los USD 17 millones.
Cada semana esta firma despacha 30 contenedores al exterior.

El gerente general Nicolás Reiset comenta que a la par del posicionamiento de la empresa han trabajado muy fuerte para sentar su imagen a nivel nacional e internacional, sobre todo con la búsqueda de certificaciones internacionales.

Por ejemplo, son los primeros exportadores independientes en el Ecuador en contar con la certificación europea Eurepgap que monitorea la sanidad de los alimentos y el rastreo del producto hacia su lugar de origen.

Además, cuentan con la certificación Ceres que asegura un producto de acuerdo a estándares ecológicos y ambientales.

Con base en eso Terra-Sol mantiene un programa de piña orgánica que consiste en cumplir con los límites permisibles de sanidad, conforme las exigencias de mercados internacionales.
Ahora la marca tiene como meta seguir liderando las exportaciones a escala internacional.
Esto gracias a la llegada de una sociedad extranjera que busca asegurar con Terra-Sol sus exportaciones desde Ecuador.

Se trata de la firma Société Internationale d’Importation de Francia) que el año pasado logró acceder como socio financista de Terra-Sol.