placeholder
Los ganaderos de Esmeraldas trabajan para mejorar la genética de los bovinos. Ellos cuentan con el apoyo y capacitación del Ministerio de Agricultura. Foto: Marcel Bonilla / LÍDERES

Los ganaderos de Esmeraldas trabajan para mejorar la genética de los bovinos. Ellos cuentan con el apoyo y capacitación del Ministerio de Agricultura. Foto: Marcel Bonilla / LÍDERES

Un plan para la repoblación de bovinos

22 de diciembre de 2016 14:43

La provincia de Esmeraldas incursiona en un proceso de mejoramiento de la genética ganadera. La meta de este trabajo es producir bovinos que permitan exportar carne en el futuro.

A través del Plan de Reactivación Productiva de Esmeraldas, que impulsa el Gobierno, por medio de la Dirección Provincial Agropecuaria, se han entregado 158 bovinos, destinados al mejoramiento del hato ganadero de Muisne (sur) y el cantón Eloy Alfaro (norte de la provincia).
Los pequeños productores de estas zonas fueron afectados por el terremoto del 16 de abril, y a través de la entrega de animales, se aspira a reactivar la economía de estos sectores, dedicados agricultura y ganadería.

Son 35 familias beneficiadas con la entrega, que recibirán mensualmente asesoramiento técnico, pajuelas y capacitación en inseminación artificial, para aumentar la calidad del ganado de la zona.

Cada familia recibió cinco cabezas de ganado raza brahman, entre vacas y reproductores, por un monto que asciende a USD 354 236, no reembolsables para las familias que se dedican a la ganadería en Muisne y Eloy Alfaro.

En Muisne funciona la Asociación de Ganaderos que la preside Ángel Intriago. La entidad trabaja de la mano con los técnicos del Ministerio de Agricultura para empezar el proceso de reproducción con los animales entregados.

Una de las ventajas de la población de Muisne es que el 40,9% de su suelo es de pasto cultivado, lo que permite iniciar el proyecto que se suma al de la repoblación ganadera con razas importadas.

En la actualidad, Esmeraldas es la tercera provincia con el hato ganadero más grande del país después de Manabí y Pichincha, con 3 5000 reses, según la última vacunación contra la fiebre aftosa.

Para el sector ganadero de la provincia de Esmeraldas, el proceso de mejoramiento de la raza es un paso más en las aspiraciones de exportar carne a países vecinos, aunque hay quienes piensas que es un proceso muy largo.

Johan Garzón, médico zootecnista, cree que por la manera en la que se realiza la repoblación ganadera llevará mucho tiempo.

“Es mejor si en lugar de importar ganado se importan pajuelas, o se aplica la transferencia de embriones para repoblar en menor tiempo la ganadería y exportar en menor tiempo”, señala Garzón.

Técnicos del Magap hacen seguimiento mensual a los beneficiados, a los que entregarán pajuelas y se ayudará en la inseminación de bovinos. En la provincia se entregan entre 600 y 800 pajuelas anuales.

Desde el año pasado se han importado al país razas como el brahman, braford, brangus y nelore; estos animales fueron adquiridos por nueve productores de Esmeraldas que han empezado el mejoramiento de razas de ganado en zonas de Quinindé, Atacames y San Lorenzo.

Desde las organizaciones ganaderas se incentiva a los productores a que adquieran los ejemplares, pero no todos los hacen. “Creo que se debe apuntar también a la ganadería de leche y no solo de carne”, opina el ganadero Eddie Villacís.

Stalin Vera, líder provincial de ganadería del Ministerio de Agricultura, explica que 10 productores han comprado un promedio de siete vacas y reproductores importados para mejorar las razas y tener una mejor calidad de carne, más suave.

También, hay otras iniciativas. La mesa provincial de ganadería de Esmeraldas propuso, por ejemplo, la creación de un banco de semen para mejorar la genética. En el Ecuador existe el centro nacional de mejoramiento genético donde se elaboran todas las pajuelas que se procesan y se distribuyen a escala nacional.

Por eso, el presidente de la Unión de Ganaderos de Esmeraldas, que agrupa a 22 organizaciones de la provincia, Jaime Vaca, dice que se trabaja en la creación del banco de semen para tener una población bovina que genere carne de mejor calidad.

De esta manera se podrán exportar pajuelas, semen y con mejores vacas cumplir con la exigencias internacionales, como es el corte y la textura de la carne. Condiciones claves para buscar nuevos mercados.

La propuesta se discute con representantes del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y la Unidad de Fomento Productivo de la Prefectura de Esmeraldas, para poner en marcha esta iniciativa productiva, explica Vaca.

La implementación del banco de semen tendría un costo aproximado de USD 300 000, que busca ser financiado por medio de la Prefectura de Esmeraldas, que maneja el componente de ganado en la provincia.