placeholder
Ernesto Terán, Juan Fernando Larrea y Álex Castillo son parte del grupo de Chasqui, mensajería corporativa. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Ernesto Terán, Juan Fernando Larrea y Álex Castillo son parte del grupo de Chasqui, mensajería corporativa. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Una plataforma que agrupa a 50 mensajeros

20 de diciembre de 2016 16:30

El sueño de Ernesto Terán empezó a consolidarse hace casi un año, cuando se organizó para levantar su emprendimiento llamado Chasqui, mensajería corporativa.

Su idea fue aglutinar a motorizados para que entreguen documentos, regalos y más artículos a lo largo de la ciudad. Actualmente son 50 personas que se convirtieron en ‘chasquis motorizados’.

Terán reconoce que su objetivo fue dar una solución a la movilidad de la ciudad y promover una ciudad más verde. “Un chasqui en la calle es un auto menos haciendo trámites”, explica el joven.

El emprendimiento incluye a personas de diferentes ramas como diseñadores, ciclistas y más. En total son 10 personas las que forman la microempresa.

Juan Fernando Larrea es uno de ellos. El joven abogado considera que lo importante de esta empresa es que tienen una plataforma que aglutina a los motorizados. “No somos una empresa convencional”, señala.

La herramienta pone en contacto al usuario y el mensajero. A través de la página web se asigna un chasqui para que cumpla con el pedido. “Se garantiza a un chasqui, que pasa ciertos filtros de seguridad para que haga la entrega del mensaje. Tenemos a los mejores”, dice Terán.

Otra de las facilidades de este servicio es abrir las puertas a las personas que desean hacer un trabajo extra. La idea es que si tienen un tiempo adicional se vincule y se califique como un chasqui.

La empresa tiene entre 15 y 20 pedidos al día. Hay días que son más movidos como los viernes, pero diciembre también es un mes alto; la actividad comercial propia de esta temporada incrementa el trabajo.

En enero del 2017, esta pequeña empresa volverá a innovar con una plataforma móvil; además buscará vincular a ciclistas para impulsar el uso de la bicicleta como medio de transporte.

Álex Castillo es el coordinador de Operaciones. Él se encarga de reclutar a las personas o a los chasquis. “Estamos en un proceso de crecimiento, en el que hacemos entrevistas rigurosas para vincular a las personas indicadas”.

Para él, la empresa se apega a las necesidades de las personas, que pueden pedir el servicio desde la comodidad de su casa u oficina.

Los chasquis que trabajan en esta empresa tienen una forma de cobro diferente, ya que ganan por medio de una aplicación.

Hoy, la facturación de esta empresa es de USD 2 000 al mes y tienen 300 carreras. El servicio cuesta USD 5 y el trabajo es 24 horas los siete días de la semana.

La inversión de Chasqui alcanzó USD 10 000, que fueron destinados a desarrolladores y aplicaciones para la empresa.

Para estos jóvenes, este emprendimiento busca cambiar la idea de la mensajería en el país. “Con Chasqui se da la posibilidad de pagar un servicio según el uso”.

Rubén Pérez es un amante de las motos y aprendió a conducir hace dos años. Se considera un conductor prudente y responsable. Tiene un tiempo libre en las mañanas, por lo que asegura que ingresará a la plataforma para hacer este trabajo. “Me encantaría trabajar por horas, porque siempre es bueno un ingreso adicional para mí y mi familia, y qué mejor si realizo lo que me gusta”.