Lennin Encalada, Carlos Obando y Hugo Jácome son los creadores de la plataforma digital SpeakLiz Pro. Foto: Francisco Espinosa  para LÍDERES

Lennin Encalada, Carlos Obando y Hugo Jácome son los creadores de la plataforma digital SpeakLiz Pro. Foto: Francisco Espinosa para LÍDERES

Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 8
No 0

Una plataforma de lenguaje de señas

24 de julio de 2017 14:40

La elaboración de una plataforma digital, útil para personas con discapacidad auditiva, fue el proyecto que unió a tres emprendedores ecuatorianos.

El manabita Hugo Jácome, ingeniero en sonido y acústica, y los imbabureños Lennin Encalada y Carlos Obando, ambos ingenieros en mecatrónica lanzaron en enero de este año la versión gratuita SpeakLiz y desde el pasado 23 de mayo la versión pagada, un valor de USD 29, 99.

Obando explica que la nueva versión, cuya aplicación puede ser descargada en el celular, tiene la capacidad de transformar el lenguaje de señas a voz y texto. Para ello utilizan accesorios que detectan los movimientos de las manos, como relojes inteligentes. Los emprendedores ya trabajan en la creación de un brazalete.

La ‘app’ es compatible con micrófonos y altavoces bluetooth. La versión SpeakLiz Pro, es decir la pagada, tiene dos funciones extra versus la versión gratuita: transformar los textos (incluyendo emoticones) a una voz sintetizada; y, la capacidad de analizar los entornos acústicos para avisarle al usuario qué eventos suceden a su alrededor. De esta forma, buscan precautelar la seguridad de las personas con discapacidad.

Según Jácome la versión gratuita ha sido un éxito. Se ha descargado más de 800 veces, en sus cuatro idiomas (español, inglés, portugués y chino), en 30 países.

Los emprendedores explican que estas descargas han sido hechas sin influencia de ninguna campaña masiva de publicidad.

En las próximas semanas llegarán a implementar la ‘app’ en 20 idiomas y con ello esperan llegar a más países. Hasta el momento Speakliz Pro ha sido descargada 37 veces, generando ventas por aproximadamente USD 1 000.

El grupo tiene como objetivo para este año que la plataforma incorpore nuevas herramientas que mejoren paulatinamente la inserción de personas sordas, usuarias de SpeakLiz, en otros ámbitos como la educación, seguridad vial, entre otros.

“Queremos expandir nuestros servicios, por ejemplo, a universidades e instituciones públicas y privadas que deseen convertir sus instalaciones en inclusivos para personas con discapacidad auditiva”, adelanta Jácome.

Esta iniciativa, que empezó en el 2016, se ha ido construyendo poco a poco y sus creadores tienen expectativas de que su proyecto crezca. Según sus datos, en el mundo existen 470 millones de personas con discapacidad auditiva, a quienes podrían ayudar con esta plataforma digital.

Cada uno empezó con un proyecto diferente, cuenta Encalada, trabajando paralelamente con objetivos similares y sin saberlo.

Antes del 2016, Jácome había realizado como trabajo de investigación un software que transforma el entorno sonoro en imágenes para personas con discapacidad auditiva y también con objetivos de entretenimiento para conciertos de música.

Encalada, por su parte, realizó como trabajo de investigación para sus estudios universitarios, un guante que transforma el lenguaje de señas a voz, por medio de un teléfono móvil.
El tercer integrante, Carlos Obando, investigó en torno a la creación de aplicaciones para dispositivos móviles.

Fue así que, en un encuentro que tuvieron a inicios de 2016 revisaron lo proyectos que cada uno había creado y decidieron juntarlas en una sola plataforma: SpeakLiz, “como potente solución para una barrera de comunicación social”.

Uno de los inconvenientes que ha tenido como emprendedores es el tema del financiamiento.
Ellos creen que en el país no existe aún el suficiente apoyo a los emprendimientos sociales. Una de las razones es la “falta de confianza en que podemos desarrollar grandes cosas.

Muchos empresarios e inversionistas ecuatorianos ven el tema poco rentable, y para algunas universidades solo es algo mediático”, asegura Encalada.