placeholder
La administradora Ada Palacios junto a los ponchos y vestidos de la boutique Puro Ecuador, en el norte de Quito. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

La administradora Ada Palacios junto a los ponchos y vestidos de la boutique Puro Ecuador, en el norte de Quito. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Ponchos y vestidos son la oferta de esta boutique

29 de marzo de 2018 09:00

Los tejidos de diseño tradicional se modernizan con acabados contemporáneos en Puro Ecuador.

Ada Palacios es la administradora de este negocio que nació con la idea de obtener recursos para el Sistema Nacional de Música Para Niños Especiales (Sinamune), de la fundación Edgar Palacios.

Este proyecto de 25 años atiende alrededor de 100 personas con discapacidad a los que se les da educación, rehabilitación, asistencia financiera, entre otros.

Debido a la falta de auspicio de alguna entidad privada o pública se creó este emprendimiento, que es administrado por el personal que trabaja en la fundación.

Los fondos recaudados le permite a este centro continuar con sus múltiples actividades.
En noviembre del 2014 se inauguró oficialmente Puro Ecuador en el sector de Carcelén. El establecimiento se dedicó en un principio al comercio de artesanías, bisutería, sombreros, ropa, carteras y bolsos tipo shigra. Todos sus artículos eran producidos artesanalmente por artesanos de Otavalo y Atuntaqui

El año pasado el local dejó de vender solo productos de otros artesanos para incursionar en la creación de modelos propios. “El objetivo de nuestros diseños era hacer de Puro Ecuador una marca”, afirma Ada Palacios.

Sus diseños incluyen ponchos con diseños que toman como base a culturas autóctonas como Valdivia o Jama Coaque. Sobre este valor tradicional se realizan acabados contemporáneos.
Palacios describe a estos diseños como una mezcla entre lo tradicional y lo ‘fashion’ para atraer a un público joven.

Esta marca también elabora vestidos tejidos con diseños precolombinos. Su ropa incluye tallas XL y XXL para ampliar su rango de potenciales clientes.

La producción tiene las combinaciones de colores tradicionales de las culturas de la sierra. Puro Ecuador maneja una línea de colores fuertes como fucsia, turquesa, verde o azul eléctrico; y una línea de colores sobrios en el que se combinan el blanco y negro primordialmente.

El año pasado el negocio implementó la opción de compras a través de Facebook. Palacios comenta que este factor representó un crecimiento en ventas significativo debido a que el producto se envía a varias partes del país.

Actualmente se factura más por ventas digitales que por clientes que visitan la tienda.
El precio de un poncho bordea los USD 20 y un vestido se encuentra en USD 35. Además existen promociones por la compra de varios productos.

Este emprendimiento factura aproximadamente USD 9 000 al mes, con lo cual han podido dar un gran aporte a Sinamune. Palacios afirma que todas las utilidades son para la fundación, en los últimos cuatro años se han donado cerca de USD 50 000.

Los fondos han servido para mantener las actividades académicas y terapéuticas de la fundación. Además, han podido otorgar becas para que personas especiales puedan acceder a este servicio.

Este año Puro Ecuador planea sacar una página web para promocionar su catálogo de la nueva línea de ponchos y ruanas.