placeholder
Durante los tres días de Congreso se realizaron conferencias paralelas.  Los temas de cambio climático también fueron analizados.

Durante los tres días de Congreso se realizaron conferencias paralelas. Los temas de cambio climático también fueron analizados.

En 100 ponencias se habló de economía e investigación

1 de agosto de 2017 15:50

Por primera vez, la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) organizó en Guayaquil el V Congreso Internacional de Economía. El evento se realiza una vez al año en el Ecuador desde el 2013, pero en diferentes ciudades. Las tres primeras ediciones del Congreso fueron organizadas por la Escuela Politécnica Nacional de Quito y la cuarta edición se realizó, en el sur del país, en la Universidad de Cuenca.

Gonzalo Sánchez, coordinador general del Congreso y profesor investigador de la Espol, explica que este congreso se realiza con la finalidad de que diferentes profesionales, entre docentes y estudiantes, nacionales y extranjeros, puedan compartir sus trabajos de investigación.

De esta forma se fortalecen las redes académicas, se comparten ideas innovadoras y se pueden encontrar coautores para futuras investigaciones, dice Sánchez.

El Congreso se realizó la semana pasada, entre el miércoles 26 y el viernes 28 de julio. El 20% de las ponencias estuvo a cargo de expositores internacionales que llegaron de países como: México, Colombia, Venezuela, Brasil, Reino Unido y Costa Rica.

También hubo la participación de expositores nacionales procedentes de Quito, Cuenca y Machala. En total se realizaron 100 ponencias académicas y seis conferencias magistrales, a las cuales asistieron 250 participantes.

Una de las expositoras nacionales fue María de los Ángeles Sánchez, docente en la Universidad Técnica de Machala. Ella presentó un trabajo de investigación titulado “La inversión pública y la transferencia de conocimientos de los becarios a las instituciones de Educación Superior en el Ecuador”. Lo hizo junto con Víctor Hugo Ferrín, coautor del estudio.

Según los resultados, una de las principales falencias de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) es la falta de un verdadero análisis que permita medir la contribución científica y académica de los becarios en el país.

De acuerdo con datos proporcionados por los autores del estudio, las becas adjudicadas entre el 2007 y el 2015 sumaron 11 153 y la inversión pública acumulada en becas, entre el 2007 y el 2017, alcanza los USD 585,7 millones.

Ambos expositores fueron becados en Australia. Sánchez estudió un magíster en Administración Pública y Ferrín siguió una maestría en Gestión Ambiental.
Sánchez señala que los trabajos de investigación fueron seleccionados de acuerdo con un proceso de selección realizado por un comité científico. “Hicimos una convocatoria, los autores enviaron sus trabajos y luego de ser revisados por dos o tres personas fueron escogidos”, menciona.

Otro expositor, Leonardo Sánchez, de la Espol, explicó que los temas microeconómicos son cada vez más comunes en los trabajos de investigación. A diferencia de la década de los 80 y 90 cuando se analizaban más temas macroeconómicos. Él señala que la economía experimental nace por tratar de entender el comportamiento del consumidor, por ello, cada vez hay más avances tecnológicos.

En el marco de este Congreso, la Espol inauguró el jueves pasado el Laboratorio de Economía Experimental, “el primero de este tipo en Ecuador”, según los organizadores.

En este espacio estudiarán los mecanismos para tomar decisiones económicas y financieras, el comportamiento del consumidor, la implementación y efectividad de las políticas públicas y privadas. También el efecto de las normas e incentivos que promueven el uso más eficiente de recursos.

Con base en datos revelados en este congreso se planteó que cada año se invierte en el mundo alrededor de USD 1 500 billones para estudios y avances en temas de ciencia y tecnología.

Este tipo de eventos ayudó a David Marchán, estudiante del último semestre de Economía de la Espol, a definir uno de sus posibles proyectos de investigación que emprenda en el corto plazo. “Escuchar la parte metodológica que han aplicado los diferentes expositores en sus investigaciones nos ayuda a tener más claro cómo debemos trabajar. El Congreso es motivador y necesario para los estudiantes”, explicó.

Una de las charlas a la que asistió fue sobre el impacto de las reformas laborales en las empresas ecuatorianas. También se abordaron temas relacionados con la informalidad como factor determinante de la productividad, la evolución de la tasa de desempleo, el desarrollo sostenible, entre otros temas de interés.