placeholder
Un Porsche llega al condominio en el asesor automático para autos en la torre de lujo.

Un Porsche llega al condominio en el asesor automático para autos en la torre de lujo.

Un Porsche en el apartamento, en Miami

6 de junio de 2017 19:35

Gil Dezer estaciona varios de sus 29 automóviles dentro de su apartamento en la torre Porsche en Miami, la primera en el mundo con un ascensor para coches que permite a los dueños seguir luciendo su Porsche desde la sala de estar.

Ya es muy plebeyo ofrecer solo saunas, restaurantes y gimnasios con grandes ventanales al mar.

Los rascacielos de superlujo que surgen como hongos en las costas de Miami están apostando cada vez más a servicios más excéntricos, como islas privadas y spas para mascotas.

Por eso la Porsche Design Tower, de 60 pisos, es la que hace más ruido este año en la ciudad del estado de Florida. ¿Pero qué pasa si no tienes un Porsche? ¿Y por qué no tendrías un Porsche?, dice Gil Dezer, quien se ocupó del proyecto a pedido de la firma alemana.

Si compraste un apartamento allí de entre USD 5,5 y 33 millones, tienes un Porsche, obviamente. Las unidades vienen con piscinas en los balcones que, al encenderse, emiten una corriente contra la cual es posible nadar, en medio de gloriosas vistas de la bahía de Miami y suspendido sobre una playa de aguas turquesa.

Pero su juguete más original son los tres ascensores de USD 40 millones que llevan los coches a los apartamentos y los liberan en la sala de estar. “Si te encanta tu coche y lo ves como una pieza de arte funcional, móvil, este es el lugar donde lo quieres traer”, dice Dezer .
De 42 años, lleva el pelo rubio largo y despeinado. Parece más una estrella de rock que un magnate inmobiliario. “En vez de colgar un cuadro en la pared, tienes tu arte aparcado justo detrás del panel de vidrio en tu sala de estar”, afirma.

Diseñada por la firma Sieger Suárez, la Porsche Design Tower fue inaugurada hace dos meses en Sunny Isles, frente a la costa de Miami. Y desde sus balcones se puede ver el edificio Privé, de los mismos arquitectos.

Privé consiste en dos torres sobre su propio islote, conectadas a tierra a través de un puente privado y con un exclusivo puerto deportivo.

Los apartamentos con un costo de USD 2 a 8 millones se entregan en aproximadamente dos meses.