Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El postre cotidiano argentino llega con el toque del abuelo

Corría el año 2000 y en Buenos Aires (Argentina), en el barrio de Mataderos, nacía un emprendimiento sin pensar que la crisis más aguda de ese país estaba por acontecer.

José María Sánchez, quien aprendió el oficio de la repostería a los 11 años en Gualeyguanchú, una provincia del interior, dio vida a una panadería.

Su estrategia era sencilla: además de los productos tradicionales de la panadería, ofrecía facturas y medialunas (postres tradicionales argentinos), al granel. La consigna era que siempre estén disponibles para el cliente, a toda hora, y calientes para servirse. Así, en ese año, nació Las Medialunas del Abuelo.

"El pan se vende mucho, pero deja poco dinero. En cambio, las facturas se venden bien siempre; y entre ellas más las medialunas. Estas subvencionan a todos los otros productos". Así lo asegura Óscar Zanabone, gerente de Calidad y Negocios de esta empresa argentina.

Su lógica tuvo sentido y luego de pasar la crisis comenzó a ganar terreno en el mercado de ese país. Ahora es una de las franquicias con más locales en la ciudad porteña. Solo en Buenos Aires suma 140 y cuenta con dos más en Mendoza.

En el 2012, a un ecuatoriano que paseaba por Buenos Aires, le llamó la atención el concepto de la panadería. Con esta inquietud llegó al país para proponer a un grupo de socios la compra de la franquicia para que llegue a Ecuador.

Así se conformó Almafac S.A., firma responsable de traer las Medialunas del Abuelo a Ecuador. Antes de concretar la compra, dice Sebastián Vallejo, gerente de Almafac, realizaron un estudio de mercado. Luego de ello, instalaron el primer local en la avenida República del Salvador (norte de Quito), en julio del año pasado. La inversión por cada local oscila entre USD 50 000 y 70 000.

Además del sitio, montaron una planta de producción en Amaguaña (suroriente de Quito), con una capacidad de producción para abastecer entre 35 y 40 locales. Mientras que a finales del año pasado instalaron un nuevo local en el sector de la Mariscal y está en camino otro, ubicado en el valle de Los Chillos.

También cuentan con clientes corporativos, como Adelca, Hotel Quito o Deli Montaditos, empresa que se especializa en sánduches. Con esta última trabaja desde hace cuatro meses en la entrega de pan. Enoc Salazar, su gerente, asegura que le compra al mes unos 4 000 panes. Él destaca la calidad del producto y la puntualidad de entrega.

La empresa en breve

La proyección. En el 2014 la firma prevé abrir entre ocho y 10 locales.

Los clientes. Acude un promedio de entre 250 y 400 personas diarias.

La planta. En el área productiva de 110 m2 trabajan ocho empleados.