placeholder
Rredacción EL COMERCIO
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Los precios presentan estabilidad, luego de tres meses de valores negativos

Consumidores, vendedores y analistas consideran que no es sopresivo que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) haya sido de 0,17% el mes pasado, luego de registrar tres meses consecutivos con valores negativos.

La razón, fue la incidencia de los rubros de restaurantes y hoteles y alimentos y bebidas no alcohólicas. Así también lo confirma el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) en su reporte.

El primero registró una inflación de 0,71% y el segundo 0,39%. Ambas categorías están íntimamente relacionadas; por ello, la subida de precios (inflación) se siente en mercados, supermercados y restaurantes, principalmente, aunque a niveles cercanos a cero, es decir, no hay variaciones visibles.

Cada actor económico lo percibe de distinta manera, de acuerdo a su situación. Tal es el caso de Sonia Tipán quien, la semana pasada, realizaba compras en el Mercado Central de Quito. Ella asegura que cada sábado destina USD 40 para adquirir la canasta semanal familiar. "Los precios suben y bajan de centavitos en centavitos. Por eso no se siente. Cuando empezó el año, con USD 35 a la semana me alcanzaba", señaló.

Mientras su 'casera' (vendedora), Teresa, en el puesto de legumbres, también reconocía que los precios de los alimentos más o menos se mantienen siempre. "En vacaciones las cosas se encarecen un poco", señalaba la expendedora, añadiendo que así como hay productos que bajaron de precio (mandarinas), hay otros que subieron. Y, siguiendo la cadena de producción, la situación es similar en los establecimientos de venta de alimentos procesados.

De esta manera, en el restaurante D'Mario, al norte de Quito, el costo del almuerzo se ajustó en los últimos dos meses. "Hemos tenido que subir USD 0,25. Es algo casi imperceptible y los clientes han entendido. Tuvimos que subir a USD 3 el almuerzo".

El analista Wilson Araque, tiene también su explicación sobre que estos rubros hayan incidido para el valor inflacionario de agosto. La primera razón es que el ingreso económico de los ecuatorianos, especialmente de quienes tienen un empleo formal, ha ido aumentando en los últimos años.

Por eso se da una presión principalmente desde la demanda. "El miércoles fui a comer a un restaurante y estaba a 'full'. Al final es la plata del petróleo, de la inversión pública la que está circulando. Y la gente, a veces, pierde la noción de lo que está pagando, ya que cuenta con los recursos y no le importa pagar USD 0,50 o 1 más por el mismo plato".

Por el lado de la oferta, los comercializadores de alimentos, al ver que hay la propensión al consumo y que la comida es una necesidad básica, ajustan con facilidad. Lo hacen según las leyes de la oferta y la demanda.

Como una segunda explicación a este panorama, Araque señala que agosto es un mes en el que las personas salen de vacaciones. Esto, genera que aumente la tendencia de consumo y de gasto. "Este año no ha habido problemas de sequía o inundaciones que hagan que los precios impacten en determinados productos", dice el analista.

Además -indica Araque- los precios internacionales de productos como maíz o trigo han ido disminuyendo.

Según el comerciante mayorista Juan Alberto Sánchez, en los mercados ha habido una cierta estabilidad en los últimos meses. "Este año no hemos tenido problemas climáticos, por ejemplo , y eso permitió mantener precios estables".