placeholder
El camarón es un producto que recibe tratamiento desde el momento de su captura, el pelado es uno de los primeros pasos en el proceso. Fotos: Marcel Bonilla / LÍDERES

El camarón es un producto que recibe tratamiento desde el momento de su captura, el pelado es uno de los primeros pasos en el proceso. Fotos: Marcel Bonilla / LÍDERES

El precocido es la nueva apuesta de los productores camaroneros

1 de agosto de 2017 15:41

Dos empresas esmeraldeñas buscan mejorar sus ingresos con la exportación de camarón pomada (blanca y negra) precocinada, y camarón de cultivo, a países de América.

Universal Seafood y Deprodemar son dos empacadoras de mariscos que tienen un recorrido de más de 20 años en el mercado internacional, con experiencia en producción y exportación de pescado y camarón congelado y fresco, a determinados países de América y Europa.

Universal Seffood trabaja desde hace dos meses en el envío de camarón pomada precocido a Colombia. Los primeros envíos han sido de hasta 4 000 libras de precocido, pero se aspira a doblar la cifra con la ampliación del mercado en ese y otros países, explica su representante Juan Suárez.

Esta empresa trabaja con camarón pomada que se produce en las costas de Esmeraldas y analiza trabajar con langostinos en el mediano plazo.

Otra de las empresas pioneras en la exportación de camarón de cultivo-precocido en Esmeraldas es Deprodemar que envía su producción a tres países: Chile, Uruguay y Colombia. Sus técnicos explican que el camarón de exportación tiene un proceso riguroso, desde su captura en el mar o durante la pesca en las piscinas que están en poblaciones del norte de Esmeraldas, como La Tola, y en el sur como en San José de Chamanga y Muisne.


Tras ser capturado en el mar o piscinas, el camarón ingresa a una cadena de frío. Luego es pelado, precocinado en calderos especiales, glaciado y finalmente se los pone en fundas de dos kilos para ser exportado.

Ambas empresas esmeraldeñas cumplen las regulaciones internacionales para captar el mercado europeo y estadounidense, en el que existe una alta demanda de este producto.
Según Zambrano, con todos estos procesos se obtiene una nueva alternativa al procesamiento del camarón. Esto permite mejorar los ingresos de los productores y de las firmas exportadoras.

El camarón de mar se captura durante el invierno cuando aumenta la producción, lo que también permite la ocupación de personas que saben pelar camarón en Esmeraldas, Rioverde y Limones, poblaciones donde se pesca la mayor cantidad de camarón pomada.

Se estima que durante toda la temporada (febrero hasta julio) Deprodemar procesa 4 800 000 libras de camarón, que recibe valor agregado (el precocido) para su envío al exterior.
En la producción de este marisco se ocupan entre 50 y 60 personas, desde que se le retira la cáscara, hasta ser empacado en fundas de 2 y 10 kilogramos, para ser llevado a su destino final.

Para este proceso se utilizan máquinas de precocinado llamadas marmitas, que, a una temperatura de 90 grados, prepara el camarón y elimina los microorganismos que pueden estar presentes.

El biólogo Abraham Macías explica que se puede generar mayor rentabilidad en este negocio si las demás empresas que se dedican a trabajar con camarón y otros productos del mar obtuviesen todas las certificaciones y regulaciones internacionales para la exportación.

Las empresas dedicadas a darle valor agregado al camarón cuidan la transportación del producto, desde las piscinas o desde el mar, para conservar sus frescura antes de llegar a las procesadoras.

Alfonso Quintero, que trabaja con camarón en la parte norte de Esmeraldas, explica que a más de la frescura, lo importante es mantener el sabor del marisco, aún después de ser precocinado, sin la utilización de químicos.

Con los productores y pescadores las empresas discuten el tamaño del camarón de cultivo y del que se captura en el mar, por eso se respeta la veda para que aumente la producción, en el caso del camarón pomada.

Mientras que en el camarón de cultivo se privilegia la temperatura del agua y la ubicación geográfica de las piscinas, que estén muy cerca al mar.

La proyección de las empresas que trabajan con camarón en Esmeraldas, es ampliar su mercado externo con el precocinado, uno de los productos con los que incursionan en los mercados de América.